¿Tu Inseguridad Te Tiene Atrapado? Escápate Con Estos Pasos.

Posted on Posted in Herramientas de Éxito, Relaciones

La mayoría de mis clientes y alumnos traen a mis sesiones de coaching el problema de estar bloqueados por sentimientos de inseguridad, miedos y poca confianza en sí mismos. ¿Cómo superar la inseguridad? ¿Cómo ser más seguro de mí mismo?. Siga leyendo.

Por haber permanecido tanto tiempo en estas emociones, las mismas se han convertido casi en su forma de ser, obstruyéndoles el camino y la posibilidad de emprender el cambio que necesitan en sus vidas.

Hoy nos concentraremos en la inseguridad, ese sentimiento tan nocivo que pulula en tu ser y te tiene atrapado sin salida aparente. Intentaré descubrir de qué está hecho este estado de ánimo.

¿Por qué es importante conocer de qué está hecho un estado de ánimo?

Desde la ontología del lenguaje, base del coaching ontológico, observamos a las emociones y estados de ánimo desde una mirada lingüística. Hacemos uso del lenguaje para poder “hablar” de ellos, entenderlos y reflexionar nuestra forma de “estar siendo” en el mundo a partir de lo que sentimos. Esta mirada lingüística resulta muy poderosa, ya que al comprender profundamente nuestras emociones, podemos intervenir en ellas en pos de nuestro beneficio.

En publicaciones pasadas, me referí a la influencia que tienen los pensamientos en nuestra vida mostrándote un pequeño esquema que explicaba que lo que pensamos tiene influencia directa en nuestras emociones, y éstas, en nuestras decisiones y acciones. Imagínate actuar a partir de una emoción de fuerte enojo.

Sería muy diferente si actuaras a partir de una emoción contraria como por ejemplo en paz, ¿verdad? Este es el esquema al que me refiero:

PENSAMIENTOS => EMOCIONES y/o ESTADOS DE ÁNIMO => ACCIÓN

Podemos ubicar a la inseguridad en el grupo de las emociones y estados de ánimo.

Nos centraremos en los estados de ánimo, en este caso el de la inseguridad.

¿Cuál te parece que es la acción resultante de “vivir” este estado de ánimo?

Podemos “ver” a la inseguridad como un sentimiento que nos mantiene en parálisis (éste sería un ejemplo de acción resultante de sentirla). Consideramos a la parálisis como una acción en sí misma, porque cuando no accionamos, en verdad también estamos haciendo algo y el hacer “nada” tiene sus consecuencias.

Si decimos que los pensamientos tienen influencias en tus estados de ánimo y estos te predisponen a la acción, ¿qué necesitarías pensar y modificar en tus pensamientos para sentir seguridad?

Gracias a la ontología del lenguaje podemos reconstruir lingüísticamente los estados de ánimo. Reconstruir lingüísticamente un estado de ánimo, es como si ingresaras en tu mente a “leer” tus pensamientos para detectar qué ocurre allí que está influyendo directamente en lo que estás sintiendo. Como actualmente vivimos automatizados, no nos damos cuenta que los estados de ánimo “nos tienen” atrapados. Decimos que los estados de ánimo son como la “música” desde la cual percibimos el mundo y actuamos en él. ¿Cuál es el estado de ánimo o la “música” desde donde funcionas tú? ¿Qué estados de ánimo transitas con más frecuencia?

Mi propuesta de hoy es invitarte a tomar control de tus estados de ánimo, en lugar de que sean ellos los que te controlen a ti. Los estados de ánimo se crean en nosotros a partir de conversaciones internas o pensamientos recurrentes que tenemos sobre lo que es posible (o no). Si tus pensamientos son por ejemplo: “todo está cada vez más difícil en el país y nada puedo hacer para cambiar mi situación”, muy probablemente el estado de ánimo que sentirás será el pesimismo y te “moverás” desde esta emocionalidad. Piensa en los resultados que tendrías si no salieras nunca de ese pesimismo.

Normalmente no estamos en contacto con nuestros estados de ánimo y no hay nada que pueda hacernos escapar de esa recurrencia. Claro que si sentimos paz o entusiasmo, nuestras decisiones y acciones redundarán en resultados positivos para nosotros. Te animo a que te enfrentes con aquellos estados de ánimo que te están bloqueando, como por ejemplo: el pesimismo, la apatía, la inseguridad, el miedo. Te cuento una linda noticia: desde nuestra mirada ontológica lingüistica, es posible intervenir en ellos. Es tu visión de la situación lo que te puede mantener en la parálisis o impulsarte a la acción. Por eso es muy importante que estés en constante observación de ti mismo, porque de ese modo podrás intervenir cada vez que haga falta.

¿Estás listo para adoptar el compromiso de comenzar a observarte e intervenir en tus estados de ánimo?

Vamos a observar detenidamente al estado de ánimo que te tiene atrapado, tu inseguridad, con los primeros pasos que te sugiero a continuación:

1.- Identifica cuáles son los pensamientos recurrentes que te están ocasionando malestar.

¿Cómo podrías reconstruir el estado de ánimo de “tu inseguridad”? Comparto contigo un ejemplo de la re-construcción lingüística que me autorizó a publicar un cliente. INSEGURIDAD

  • Afirmo que quiero lograr y vivir X cosas en mi vida.
  • Dado X, pienso que desconozco qué podría ocurrir si me pongo en acción para lograr lo que quiero.
  • Juzgo que, si desconozco lo que podría ocurrir, me arriesgo a no tener control de lo desconocido y no sé si podría enfrentar nuevos problemas.
  • Juzgo que no podría enfrentarme con lo nuevo que ocurra dado que no sé si soy capaz de sostenerlo y solucionarlo.
  • Declaro que no puedo moverme del lugar donde estoy y no puedo cambiar nada.

Toma como base este ejemplo y descubre cómo está construido el estado de ánimo de TU INSEGURIDAD. Luego de escribirlo, léelo con atención y pregúntate: ¿Qué posibilidades de acción tienes disponible a partir de este estado de ánimo?

2.- Crea conversaciones internas recurrentes para crear SEGURIDAD en ti mismo.

Crea una nueva construcción mental para crear en ti el estado de ánimo de SEGURIDAD que te apoye en tus camino y te haga escapar de ese círculo vicioso en el que has estado por tanto tiempo. ¿Cómo podrías construir el estado de ánimo de “tu seguridad”? Este es el ejemplo de la reconstrucción lingüística de pensamientos que hizo el mismo cliente para crear dentro de si la SEGURIDAD que quería sentir en su vida:

  • Afirmo que quiero lograr y vivir X cosas en mi vida.
  • Dado X, pienso que aunque desconozco lo que podría ocurrir, re-conozco mis habilidades y mis fortalezas y tengo compromiso y ganas de lograr lo que quiero.
  • Juzgo que, como conozco mis habilidades y mis fortalezas y estoy comprometido con mis sueños, podré enfrentar cualquier problema que se presente.
  • Juzgo que como enfrentaría a cualquier problema que se presentase, en esos momentos pensaría posibilidades de solución para seguir adelante hacia mis objetivos porque confío en mí.
  • Declaro que puedo hacer los cambios que hagan falta en mi vida, moviéndome con valentía y acción hacia mis objetivos.

Toma como base este ejemplo y crea tu propia construcción lingüística del estado de ánimo de la SEGURIDAD que quieres sentir en tu vida. Luego de escribirlo, léelo con atención y pregúntate:

  1. ¿Cuáles acciones tienes disponible a partir de construir el estado de ánimo SEGURIDAD?
  2. ¿Cuántos malestares podrías evitar si pensaras de esta manera?
  3. ¿Cuántos de tus malestares y sufrimientos actuales se podrían terminar?

Trata de aplicar estos pasos y así te preparás para la parte II de este artículo, en donde me enfocaré en asistirte a descubrir tus destrezas y fortalezas, ganar confianza en ti mismo y logres enfrentar cualquier problema que se presente en el camino de tu cambio.

“Hasta que no te des cuenta que eres lo que eres y haces lo que haces como consecuencia de tus elecciones, no podrás pararte frente a tu vida conectándote con el poder que significa ejercer tu capacidad de elegir”

Comentarios