Trabaje Menos y Disfrute Más.

Posted on Posted in Herramientas de Éxito, Relaciones, Relaciones de trabajo, Relaciones laborales

En muchos países está muy arraigada la costumbre de permanecer muchas horas en el lugar de trabajo y la productividad pasa a un segundo plano. El ámbito laboral se vuelve una “comunidad” donde hablamos del partido de fútbol del domingo, nos tomamos algunos cafés, charlamos de los hijos y criticamos de otras personas de la oficina.

Ante esta situación algunos podrían defenderse diciendo: “Total, si vamos a estar muchas horas en el trabajo es mejor hacerlo de forma más agradable”. Y esto puede tener su parte de verdad. pero existe otra posibilidad. El hecho es que si ahorraramos todas esas interrupciones acabaríamos antes nuestras tareas y ese tiempo que nos sobraría lo podríamos utilizar para practicar algún deporte, estar con nuestra familia o para estar con nuestros compañeros, en una terraza de un bar, compartiendo las conversaciones que no hemos tenido en el puesto de trabajo y unas cervezas.

Otra forma de alargar la jornada laboral es querer hacer todo hoy, que no quede pendiente nada, sea o no urgente. Conozco pocos trabajos en los que no se puedan dejar tareas para el día siguiente. Se trata de establecer unas prioridades que sean realistas, y una planificación del tiempo en la que se tenga en cuenta que siempre pueden surgir imprevistos y que estos ocuparán su tiempo.

Estar menos horas en el trabajo y sacar adelante el mismo trabajo o más es un tema que debe comunicarse bien, ya que algunos jefes y compañeros sólo verán que sales antes por la puerta de la oficina. Pueden pensar que trabajas menos y caer en la tentación de asignarte más tareas cuando ya has cumplido tu responsabilidad.

Comentarios