Todos queremos vivir una vida más ecológica.

Posted on Posted in Consejos verdes

Todos queremos vivir una vida más ecológica. A menudo, son las familias las que se esfuerzan un poco más: los padres no pueden evitar preocuparse por la manera en la que los insecticidas, los contaminantes y las toneladas de basura no biodegradable afectan la salud y el futuro de sus hijos.

En ocasiones, sin embargo, pareciera que proteger la Tierra y llevar una vida muy atareada no se compaginaran. A pesar de lo mucho que te gustaría evitar beber jugo empaquetado en cartón, no usar bolsas de plástico y evitar gastarte la mitad de tu sueldo en gasolina, como madre tienes que preparar almuerzos y ponerlos en las loncheras y llevar a casa las compras del supermercado.

Por fortuna, sí puedes tomar pequeñas medidas para estar más consciente de las cuestiones ecológicas. Estas estrategias, pensadas para las familias ocupadas, te ayudarán a comenzar a reducir, reutilizar y reciclar de manera más eficiente, sin tener que cambiar por completo tu estilo de vida.

Reciclaje y conservación

Lo ideal: Enjuagar y reutilizar todas esas bolsas de sándwiches para el almuerzo de tus hijos.
Lo más práctico: Crea menos desperdicios al envolver la comida en recipientes de plástico lavables o al usar el tamaño de bolsa adecuado para cada caso.

Usa las bolsas de sándwiches para artículos mayores y las pequeñas para los bocaditos como los pretzels o las pasas.

Recuerda que la fruta es amiga de la Tierra: muchas variedades vienen en su propio envoltorio (su piel o cáscara). Así que no tienes que preocuparte de meterlas en una bolsa. De esta manera, evitarás usar bolsas de plásticos en exceso.

Lo ideal: Caminar o montar en bicicleta al hacer las diligencias.
Lo más práctico: Debido a que los viajes cortos en auto son los peores contaminantes y consumidores de gasolina, trata de combinar las diligencias en tanto te sea posible.

Planifica tu lista de cosas que hacer: ¿puedes devolver los libros de la biblioteca de camino a la tintorería antes de recoger a los niños y después ir al supermercado antes de ir a casa?

O si trabajas, camina a la tintorería y a la tienda de vídeo cerca de tu oficina durante el almuerzo. Y, si es posible, ¿por qué no intentar pasar un sábado de vez en cuando sin auto y ver qué puedes hacer usando sólo el cochecito de bebé y las bicicletas?

Lo ideal: Reciclar cada lata, botella y pedazo de papel y fertilizar tu jardín con el abono de los desechos.

Lo más práctico: Si tu ciudad no lleva a cabo un programa de reciclaje, recicla las latas y botellas, y haz que sea un proyecto familiar. Pide a los niños que guarden las monedas que les dieron por los productos reciclados en un tarro de cristal y resérvalas como fondos para unas vacaciones de verano o un juguete especial.

En cuanto al abono, esparce los restos de comida (excepto la carne, los productos lácteos, aceite para cocinar o grasa) en el jardín para proporcionar sustancias nutritivas a las plantas.

Lo ideal: Eliminar para siempre los productos de limpieza del hogar que sean tóxicos.
Lo más práctico: En vez de eliminar estos productos en forma permanente, simplemente sustitúyelos en algunas tareas con otros que no sean tóxicos.

Considera usar una taza de vinagre diluido en tres tazas de agua para limpiar las ventanas y los espejos, y prueba el bicarbonato de sodio para limpiar el horno, la bañera y el lavamanos.

Puedes probar también productos para la limpieza basados en vegetales, en especial en los pisos donde gatean los pequeños. Ahorra algo de papel de paso al usar paños reutilizables para eliminar la suciedad.

Lo ideal: Conservar agua y energía al lavar los platos sucios a mano y usar alguna que otra muda de ropa una segunda vez antes de lavarla para reducir las tandas de ropa sucia.
Lo más práctico: Muestra tu interés por el medio ambiente al hacer cargas grandes de ropa sucia y usar el lavaplatos sólo cuando esté lleno. Elige los productos no perfumados para lavar platos y ropa, que tienen menos ingredientes químicos y hacen que el agua residual sea menos tóxica.

Y buenas noticias: la mayoría de los nuevos lavavajillas son tan eficientes que sólo tienes que remover la comida de los platos y cargar, lo que significa que no hay que enjuagar previamente y gastar agua.

Lo ideal: Instalar sensores de luz para que tus lámparas se apaguen automáticamente cuando la gente salga de la habitación.
Lo más práctico: Añade “Monitor de luz” a la lista de tareas domésticas de tu familia. El monitor hace recorridos periódicos por la casa para asegurarse de que las luces están apagadas en las habitaciones que no se usan.

Si una luz se deja encendida, el culpable tiene que poner una moneda de 25 centavos en un recipiente para multas.

punto adicional: Trata de usar bombillas fluorescentes compactas que ayudan a reducir la factura de la electricidad y duran más que las bombillas tradicionales.

http://noticias.univision.com/mundo/ambiente/article/2010-06-24/como-llevar-una-vida-mas

Comentarios