Slow life, Un Movimiento Lento.

Posted on Posted in Vida Simple

Hoy más que nunca, el individuo moderno vive sumido en una particular carrera de obstáculos en la que controlar el cronómetro hasta la milésima determina nuestra existencia. La desconexión del medio natural y su tiempo, ligado a las estaciones y demás factores que escapan a nuestro control, parece un espejismo en las sociedades occidentales de hoy en día. Las ciudades se vuelven anónimas y levitamos, sumidos en nuestro propio universo de intereses. La prisa es el motor de todas nuestras acciones y la cinética de las grandes carreras de carros envuelve nuestra vida acelerándola, economizando cada segundo, rindiendo culto a una velocidad que no nos hace ser mejores.

La intención del movimiento Slow es iluminar la posibilidad de llevar una vida más plena y desacelerada, haciendo que cada individuo pueda controlar y adueñarse de su propio periplo vital. La clave reside en un juicio acertado de la marcha adecuada para cada momento de la carrera diaria. Se debe poder correr cuando las circunstancias apremian y soportar el temido estrés que en demasiadas ocasiones nos embarga; pero a la vez saber detenerse y disfrutar de un presente prolongado que en muchísimos de los casos queda sepultado por las obligaciones del futuro más inmediato.

Esta gran carrera en el que pareciéramos vivir envuelve nuestra vida acelerándola, economizando cada segundo, rindiendo culto a una velocidad que no nos hace ser mejores sino que solo nos deja cansancio

Slow Life nos insta a un necesario cambio cultural hacia la desaceleración de nuestra forma de vida para un mayor disfrute de la misma; Este cambio debe darse en todos los aspectos de nuestra vida: en nuestra forma de comer, de trabajar, de disfrutar el ocio y llevar las relaciones afectivas. Es un cambio hacia un movimiento lento, sin prisa, con tranquilidad

El movimiento Slow propone tomar el control del tiempo más que someterse a su tiranía, y encontrar el equilibrio necesario para disfrutar de la vida.

Comentarios