Remedios Caseros para Las Quemaduras Solares.

Posted on Posted in Remedios Caseros

Remedios naturales contra las Quemaduras Solares.

Las quemaduras solares son lesiones que se producen sobre la piel causada por los rayos ultravioletas del Sol y sus características son similares a las producidas por las quemaduras de calor. Estas quemaduras, al igual que las producidas directamente por calor, se dividen en tres tipos:

  • Primer Grado: Presencia de manchas de color rojo o rosa.
  • Segundo Grado: Aparición de ampollas.
  • Tercer Grado: Muerte de tejidos subyacentes a la piel con heridas profundas usualmente en labios y otras áreas de gran sensibilidad.

Es importante vigilar las quemaduras solares, ya que pueden complicarse con infecciones las cuales pueden facilitar la formación de cicatrices y hasta melanomas.

¿Qué hacer ante quemaduras solares?

La primera acción que se debe realizar es refrescar el área con agua fría. Incluso, puede sumergir una tela en el líquido y ponerla sobre la quemadura. Aplicar varias veces al día durante 10 a 15 minutos en cada ocasión.

Una vez enfriada, se puede aplicar los siguientes remedios caseros con el fin de aliviar el dolor y permitir su pronta curación.

Remedios Caseros:

  1. Humedecer una gasa en leche fría y aplicar sobre el área quemada durante media hora. Repetir cada dos a cuatro horas.
  2. Aplicar yogurt a todas las zonas afectadas. Enjuagar en una ducha de agua fría y luego secar con cuidado la piel a base de golpecitos.
  3. Mezclar 25 gramos de flores secas de manzanilla con un cuarto de litro de aceite de oliva virgen. Calentar al baño María, a fuego lento, durante hora y media. Apagar el fuego, colar y dejar que se refresque. Después, aplicar una capa del aceite sobre la zona afectada tres veces al día.
  4. Lavar el área quemada con una infusión de salvia que se encuentre bien fría.
  5. Aplicar vinagre de manzana sobre la piel cada hora hasta un total de cinco veces al día lo cual ayuda a aliviar el dolor. También se puede mezclar una taza de este vinagre en una bañera llena de agua fría o fresca.
  6. Lavar una zanahoria, cortar, aplastar y aplicar directamente sobre la zona afectada. Cubrir con una gasa y deja actuar durante tres horas.
  7. Incorporar media taza de harina de avena a una bañera llena de agua fresca o fría. Remojar durante 15 a 20 minutos.
  8. Llenar el baño con agua fresca y agregar dos cucharadas de bicarbonato de sódico. Remover y lavar la zona afectada con esta agua. Repetir tres veces al día. En vez de secarse con toalla, dejar que la solución se seque sola en la piel. Este remedio alivia las molestias, rehidrata el área quemada y facilita su recuperación.
  9. Batir una clara de huevo y mezclar con dos cucharadas de aceite de oliva virgen. Aplicar esta preparación sobre la quemadura cada dos horas.
  10. Extraer el gel de una hoja o penca de aloe vera o sábila, y aplicar directamente sobre la lesión.
  11. Extraer la pulpa de medio melón, retirándole las pepitas, aplastar con un tenedor y aplicar, mediante una gasa, durante 10 minutos sobre la piel enrojecida.
  12. Mezclar 2 cucharaditas de jugo de tomate y una pizca de bicarbonato y aplicar en la zona quemada. Dejar varias horas puesto.
  13. Mezclar suficiente agua al almidón de maíz hasta formar una pasta compacta y aplicar sobre la quemadura de sol.
  14. Lavar un pepino, papa o manzana mediano, cortar en rebanadas delgadas y refrigerar por un tiempo. Luego, aplicar directamente sobre el área afectada.
  15. Hervir varias hojas de lechuga o de col en agua, colar y dejar enfriar durante varias horas en el refrigerador. Sumergir una gasa en el líquido y pasar suavemente por la piel lastimada.
  16. Aplicar bolsas de té remojadas en agua fría para disminuir la inflamación de los párpados quemados.
  17. Humedecer una tela con agua de hamamelis y aplicar a menudo para obtener alivio temporal.
  18. Cortar un tomate, que esté bien frío, por la mitad y aplicar por las áreas con quemaduras solares.

Recomendaciones

  • Si se usa jabón, éste debe ser muy suave y se debe enjuagar bien. No debe remojarse en agua jabonosa.
  • Beber mucho líquido para ayudar a contrarrestar el efecto resecante de una quemadura.
  • Comer de forma balanceada principalmente alimentos que contenga vitamina A para que la piel pueda regenerarse.
  • Si tiene las piernas quemadas y los pies hinchados, resulta conveniente elevar las piernas de modo que queden a mayor altura que el nivel del corazón.
  • Cuando se bañe, cuide que la toalla no friccione la piel al secarse, ya que la irritaría. Al contrario, debe darse golpes suaves.
  • Verificar si se sufre de fotosensibilidad. Los antibióticos, tranquilizantes, anticonceptivos orales, diuréticos, productos contra la diabetes, fármacos fungicidas e incluso algunos alimentos como el jugo de limón pueden hacer que una persona aumente su sensibilidad al sol causando una dermatitis parecida a una quemadura. Por ello, es necesario preguntar al doctor los posibles efectos secundarios o colaterales de los fármacos que se esté tomando.
  • Muchas veces no es fácil dormir sobre la zona quemada por el sol. Para ello, se debe espolvorear talco en las sábanas para reducir al mínimo la raspadura y la fricción.
  • Si aparecen ampollas, no se deben abrir, ya que podrían causar una infección. Si se abren por accidente, no se debe retirar la piel que la recubre, ya que ésta es una protección. Trate más bien de mantener esa piel sobre la ampolla.
  • Los rayos del sol reflejados en el hielo y la nieve pueden ocasionar también quemaduras solares en las áreas que no estén bien cubiertas. Por ello, se recomienda el uso de crema protectora si se desea realizar una excursión por una montaña nevada.
  • Evitar exponerse a los rayos solares sin protección principalmente entre las 10:00 a.m. y las 3:00 p.m. (cuando el sol brilla con más intensidad y nunca más de media hora.
  • Aplicar filtros con factores de protección adecuados a nuestra piel (por lo general 10° superior) por lo menos 30 minutos antes de salir a la intemperie, incluso si el cielo está nublado, ya que los rayos dañinos pueden penetrar la cubierta nubosa. Aplicar nuevamente el filtro en la medida necesaria después de nadar o transpirar profusamente. Es necesario protegerse las zonas más delicadas de la piel como labios, nariz, manos, pómulos, orejas y nuca con sombreros, telas de trama cerrada y mangas largas.
  • Evitar que los niños menores de 6 meses sean expuestos a la luz solar directa por períodos de tiempo largos. Éstos se deben mantener frescos y a la sombra. Nunca aplique filtros solares a niños de esa edad.
  • Evitar quemarse dos veces. Recuerde que al quemarse, la piel tarda para regenerarse completamente de tres a seis meses y, por lo tanto, se encuentra muy sensible y se podrá quemar más rápido que antes.

Recomendaciones Finales:

Si usted presenta los siguientes síntomas, favor acudir inmediatamente al médico:

  • Náuseas
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Desvanecimiento
  • Formación de ampollas muy extendidas
  • Debilidad general
  • Manchas de decoloración púrpura o comezón intensa
  • Quemadura que arde nuevamente o se extiende (puede que exista una infección)

Comentarios