Remedios Caseros para El Herpes Genital.

Posted on Posted in Remedios Caseros

Remedios naturales contra el Herpes Genital.

El herpes genital o herpes símplex II es una infección viral caracterizada por llagas. Este virus puede contagiarse con el contacto de la piel, a través de relaciones sexuales orales o genitales, con alguien que esté infectado.

El virus puede pasar cuando está en un estado activo (cuando las llagas son aparentes) o en un estado preactivo (caracterizado por picazón y hormigueo en las áreas donde generalmente aparecen las llagas). Sin embargo, muchas veces, el contagio se produce antes de que la persona infectada sepa que tiene el virus.

Signos o Síntomas del herpes:

  • Picazón.
  • Hormigueo.
  • Sensación de ardor o una erupción leve.

Síntomas posteriores:

  • Llagas rojas y pequeñas.
  • Fiebre.
  • Debilidad.

Zonas frecuentes  del herpes genital en las Mujeres:

  • Nalgas
  • Ano
  • Ombligo
  • Muslos
  • Área genital

Zonas frecuentes  del herpes genital en los Hombres:

  • Pene
  • Testículos
  • Nalgas
  • Ano
  • Muslos

Es importante mencionar que el Herpes, en cualquiera de sus tipos, es una enfermedad incurable que queda permanentemente en el cuerpo. Puede estar inactiva, sin causar síntomas y puede reaparecer en cualquier momento. Se recomienda que tan pronto sale la primera llaga o erupción, la persona reciba la atención de un especialista.

Adicionalmente al tratamiento médico, usted también puede optar por algunos remedios caseros y naturales que ayudan a aliviar y mejorar los síntomas, entre los cuales tenemos:

Remedios Caseros

  1. Colocar hielo picado dentro de una bolsa plástica y envolverla en un paño o tela de sábana (no se recomienda una toalla de felpa, ya que es demasiado gruesa para transmitir efectivamente el frío). Luego, aplicar esta bolsa directamente sobre el área cuando aparecen los primeros síntomas de ardor o picazón. Mantenerla allí por 15 minutos. Se puede aplicar varias veces durante el día.
  2. Esparcir dos cucharadas de harina de arroz o maicena sobre el área afectada para reducir la picazón.
  3. Tomar un baño de asiento caliente por aproximadamente 10 minutos tres veces al día para acelerar el proceso de secar las llagas. Al terminar el baño, seque la zona con un secador de pelo, con aire tibio o frío, nunca caliente. Esto le servirá de calmante y, tal vez, acelere el proceso de resecar las llagas.
  4. Empapar dos pedazos de franela con una taza de aceite de ricino, luego se debe colocar sobre el estómago y cubrirlo con plástico. Luego, aplicar, por una hora, una almohadilla eléctrica calefactora. Se aplica varias veces al día cuando aparece un ataque de herpes.
  5. Hervir dos cucharadas de té negro en una taza de agua durante 10 minutos. Posteriormente se retira del fuego y se deja refrescar. Aplicar directamente la infusión sobre las llagas lo cual ayudará a calmar el ardor. Otra forma alternativa es usar dos bolsas de té negro mojadas y frías y aplicarlas directamente sobre las áreas afectadas.
  6. Verter 2 cucharadas de malvavisco en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Aplicar esta preparación, mediante una compresa, sobre el área lesionada. Después, extender un poco de aceite de oliva por las lesiones. Este remedio sirve para aliviar picor y el escozor.

Recomendaciones

  • Las llagas no deben tocarse, ya que si lo hace puede contagiarse otras partes del cuerpo como la boca o los ojos con los dedos contaminados. Si teme rascarse cuando está dormido, puede cubrir sus llagas con una gaza.
  • Las llagas genitales necesitan mucha ventilación para sanar. Por ello, se debe evitar los ungüentos antibióticos, ya que bloquean el paso del aire y frena el proceso de cicatrización.

Comentarios