Reflexiones de Vida: El Bote Vacío.

Posted on Posted in Como ser feliz

De “El Bote Vacío: Sobre once historias Taoistas de Chuang Tse”

Solamente el ego se puede ver afectado. Es muy susceptible. Si alguien te mira simplemente de cierta forma, esto lo afecta. No te han hecho nada. Si alguien te sonríe un poco, se ve afectado; si alguien simplemente gira su cabeza y no te mira, se ve afectado. Es muy susceptible. Es como una herida, siempre abierta, fresca. Tú la tocas y el dolor surge. Una sola palabra, un solo gesto — puede que el otro no pueda incluso estar consciente de lo que él te ha hecho, pero lo ha afectado.

Y tú piensas siempre que el otro es el responsable, que te ha herido. No, tú cargas tu herida. Con el ego todo tu ser es una herida. Y tú te la cargas encima. Nadie está interesado en lastimarte, nadie está esperando positivamente lastimarte; todo mundo está ocupado en salvaguardar su propia herida. ¿Quién tiene la energía? Pero sucede, porque tú estás tan dispuesto a ser herido, tan dispuesto, esperando simplemente en el borde, a que cualquier cosa suceda.

Tú no puedes afectar a un hombre del Tao. ¿Por qué? porque no hay nadie a quien afectar. No hay herida. Él está sano, curado, entero. Esta palabra “entero”, es hermosa. La palabra “curación” (heal, en inglés) viene de “entero” (whole en inglés), y la palabra “santa” (holy) también viene de “entero”. Él está entero, curado, es un santo (holy).

Toma conciencia de tu herida. No le ayudes a crecer, déjala que sea curada; y será curada solamente cuando tú te desplaces a las raíces. Cuanto menos haya cabeza, más se curará la herida; sin cabeza no hay herida. Vive una vida sin cabeza. Muévete como un ser total, y acepta las cosas.

Sólo por veinticuatro horas, inténtalo: Aceptación total, sea lo que suceda. Alguien te insulta; acéptalo, no reacciones, y mira lo que sucede. Sentirás repentinamente fluír en ti una energía que no has sentido antes. Alguien te insulta: tú te sientes débil, te sientes disturbado, empiezas a pensar en cómo lograr tu venganza. Ese hombre te ha enganchado, y ahora tú le darás vueltas y vueltas. Durante días, noches, meses, incluso años, no podrás dormir, tendrás malos sueños. Las personas pueden desperdiciar su vida entera en una cosa pequeña, sólo porque alguien les ha insultado.

Mira simplemente en tu pasado y recordarás algunas cosas. Tú eras un niño pequeño y el profesor en la clase te llamó idiota, y tú todavía lo recuerdas y sientes el resentimiento. Tu padre dijo algo. Tus padres se han olvidado, e incluso si tú se lo recuerdas, ellos no podrán recordarlo. Tu madre te miró de cierta manera y la herida ha estado desde entonces allí. Y todavía está abierta, fresca; si cualquiera la toca, tú explotarás.

No ayudes a esta herida a crecer. No dejes que esto hiera tu alma. Ve a las raíces, mantente con el todo. Por veinticuatro horas, sólo por veinticuatro horas, intenta no reaccionar, no rechazar lo que suceda.

Si alguien te empuja y tú caes al suelo, ¡cae! Después levántate y ve a tu casa. No hagas nada al respecto. Si alguien te golpea, baja la cabeza, acéptalo con gratitud. Ve a tu casa, no hagas nada, sólo por veinticuatro horas. Y conocerás un nuevo aumento de energía el cual nunca has conocido, una nueva vitalidad que surge de las raíces. Y una vez que lo conoces, una vez que la hayas probado, tu vida será diferente. Entonces te reirás de todas las cosas absurdas que has estado haciendo, de todos los resentimientos, reacciones, venganzas, con las cuales te has estado destruyendo.

Nadie más puede destruirte excepto tú mismo; nadie más puede salvarte excepto tú mismo. Tú eres Judas y tú eres Jesús.

Extracto de “El Bote Vacío: Sobre once historias Taoistas de Chuang Tse”

Tu crecimiento personal es muy importante, practica estas reflexiones de vida y experimentarás verdadero crecimiento, verdadera felicidad…

 

Comentarios