Deja que los alimentos sean tu medicina

Sigue la dieta vitalista - Nada de pastillas, grageas o brebajes milagrosos

Share →
Buffer
yoga-vidya-2360134385

Serie transformación del estrés:

El Qigong es una rama de la Medicina Tradicional China que se basa en la ejecución de movimientos lentos y/o posturas estáticas mientras se mantienen unos determinados patrones de respiración y, en su fase más avanzada, de visualización y ejercicios de concentración interna para restablecer el flujo óptimo de «Qi» en los meridianos y centros energéticos (Dan Tien) del cuerpo.

El “Qi”, que literalmente puede traducirse por “aliento vital” o “energía vital”, es, según el Qigong, el flujo de energía vital que soporta y acompaña todos los procesos biológicos y psicológicos de nuestro cuerpo.
Este “Qi” mantiene, en un organismo sano, un flujo dinámico y armónico a través de los distintos meridianos de acupuntura o canales energéticos y de los centros energéticos principales del cuerpo (los “Dan Tien” o “Campos de Cultivo Energéticos”), pero en ciertas condiciones, ese flujo puede estancarse, produciéndose bloqueos energéticos, lo que, de no solucionarse de alguna manera, podrá acabar dando lugar a distintos problemas de salud que se podrán llegar a manifestar físicamente en forma de diversas patologías funcionales orgánicas y psicológicas.

Según la medicina tradicional china, cada meridiano está asociado a un órgano corporal y a unas determinadas emociones (una emoción principal y su opuesta, en función de si ese meridiano está más o menos “pleno” o “vacío” de “Qi”).

Por ejemplo, el meridiano de “Hígado” regula el funcionamiento energético de este órgano y está asociado al par emocional “Cólera-Calma”. Como todos los meridianos están interconectados, un bloqueo energético en un determinado meridiano o centro energético puede acabar afectando a todo el sistema energético y a nuestra salud global.
La práctica regular de Qigong regula fácil y naturalmente el flujo de “Qi” en el organismo y constituye un excelente ejercicio para la salud en general y para el estrés en particular.

Cómo empezar a practicar Qigong: Postura básica de comienzo

Ponte de pie, con los pies separados entre sí a una distancia equivalente a la anchura de los hombros, las rodillas ligeramente flexionadas, las caderas y tu abdomen relajados. Mantén la espalda recta y los hombros relajados, con tus brazos también relajados, ligeramente separados del cuerpo, bien colgando hacia abajo, bien en la postura de «abrazo al árbol».

Ahora, relaja tu cuello relajado mete el mentón ligeramente hacia dentro para ayudar a alinear cervicales con dorsales. Por último, imagina como si hubiera un pequeño hilo en tu coronilla, en la parte alta de la cabeza, del cual alguien tirara con suavidad hacia arriba y acaba de alinear toda tu columna desde la cabeza hasta el sacro.

Detalles importantes
• Los pies están paralelos, con las puntas mirando ligeramente hacia dentro. En esa postura, enraízate bien – imagina por un momento que eres un árbol; imagina que de la planta de tus pies salen raíces que se hunden firmemente en el suelo aportándote una gran estabilidad y soporte de base.
• La respiración es abdominal, lenta y relajada, inspirando y exhalando por la nariz.
• Los ojos están abiertos o entre-cerrados, mirando «el vacío» (un punto imaginario en el aire a una distancia entre 1 metro y medio y 2 metros de tu punto de vista)
Una vez has logrado la postura correcta, prueba a pasar unos minutos en esa posición, simplemente respirando y permaneciendo “aquí y ahora” con atención plena a tu respiración.
Practica cada día al menos entre 5 y 15 minutos en esa posición y continúa el ejercicio durante al menos dos meses.

Después estarás listo para empezar a aprender y practicar series de “Qigong”.

A continuación te hablo de la serie que te recomiendo para empezar:
Serie de Qigong Recomendada: “Ba Duan Jing”: “Las Ocho Piezas del Brocado de Seda”

La serie «Ba Duan Jing» o «Las 8 piezas del Brocado de Seda» es una serie de “Qigong” con más de 4.000 años de antigüedad y es un ejercicio excelente para movilizar el “Qi”, fortalecer músculos y tendones y mantener flexibles las articulaciones. Su práctica regular contribuye muy importantemente al fortalecimiento general de nuestra salud y nos aporta serenidad y equilibrio emocional, siendo una práctica excelente para nuestros propósitos de reducción de estrés.

Consta de 8 ejercicios sencillos y agradables que contribuirán a equilibrar todo el flujo de “Qi” del organismo y que, practicados de forma regular, te aportarán un gran bienestar físico, emocional y psicológico.
Puedes ver un precioso video de la ejecución de esta serie por Master Faye Yin, Presidente de la Asociación Británica de Qigong para la salud aquí:

http://www.youtube.com/watch?v=lYMTI5R6V9g

Deja un comentario