Problemas en el Trabajo. El Jefe Crítico-Perseguidor.

Posted on Posted in Relaciones de trabajo

A veces, nos hemos encontrado que independientemente de que nuestro trabajo sea adecuado y nos esmeremos con él, tenemos un jefe que constantemente y de forma poco estimulante, se dedica a infravalorarlo y nos sentimos agredidos y humillados. Esta situación nos puede llevar a mostrarnos desmotivados y hasta temerosos. ¿qué podemos hacer? ¿cuál es la importancia de las relaciones humanas en el trabajo?

Pasamos una gran parte de nuestro tiempo en nuestro lugar y relaciones de trabajo; de ahí la importancia de considerar y recapacitar sobre los aspectos positivos que tenemos en él. Haz una lista con todas las cosas positivas que tienes en el trabajo.

Si tiene un jefe crítico (crítica destructiva y desvalorativa) y perseguidor, no es aconsejable, que tome frente a él el papel de víctima indefensa, porque a su vez estimularás en él, el papel de perseguidor. Puede que se muestre perseguidor sólo en un área , no en todo lo referente a su trabajo.

Lo más importante aquí es mantener la calma cuando se presenten problemas en el trabajo y, cuando reciba sus criticas, no sentirse  indefenso ni susceptible, porque el problema no es tuyo sino de él, ya que es de esa forma como su jefe exterioriza su malestar, persiguiendo y criticando a otros o como manifiesta sus propias carencias afectivas o su intolerancia dentro de las relaciones de trabajo.

Algunas de las estrategias que puede utilizar, cuando ese jefe crítico (crítica negativa) le haga sentir mal o te intente presionar pueden ser:

  • Sonría y bromee sobre lo que dice, utilice su sentido del humor;  esto le desarmará y le sorprenderá al no esperarlo.
  • Haga una contra crítica cariñosa sobre él. (ej: parece que el tráfico afecta a tu grato sentido del humor o te has levantado torcidillo. ¡no merezco tanta atención tuya! )
  • Responda de forma que le haga entender, de buenas formas, que lleva muchos años en ese puesto y realiza su trabajo con mucha experiencia.
  • Evite que su jefe se de cuenta que usted se siente mal o le afecta porque estará favoreciendo que el siga más con su conducta.
  • Muéstrese indiferente, hágale alguna observación sobre el mal ambiente que crea en el trabajo, o simplemente discúlpese diciendo que tiene cosas que hacer y déjele con su mal humor o con su infantil comportamiento (como un niño enrabietado con ganas de molestar)
  • Recuerde que lo que él quiere  es llamar su atención, por tanto no se la preste cuando lo haga de esta forma y solamente atiéndalo  cuando sea considerado y amable con usted.
  • Imagínele, cuando le intimide con sus críticas y bromas frente a otros compañeros, como una cotorra de peluche que habla y habla y ríase de esa imagen interior o bien como algún muñeco o dibujo animado. Esto le ayudará a quitarle importancia a su crítica y a no reaccionar frente a esa conducta negativa.
  • Ríase de las situaciones difíciles, sáquelas el lado humorístico, imagínese a su jefe en ropa interior, recuerde que solo es un ser humano igual a usted. Desmitifíquelo ahora, ya.

Estas estrategias son sólo algunas formas de ayuda para afrontar el miedo diario y disolverlo. Hay otras que puede crear más ajustadas a su situación, pero todas ellas serán válidas si empieza a responder de forma diferente a la conducta crítica y perseguidora. Esto desorienta al otro que no sabe por qué ya no responde igual y por tanto deja de serle útil el seguir comportándose de la misma manera.

Importante

  • No se deje maltratar por nadie, si alguien le insulta o critica váyase, no tiene por qué aguantarlo, usted merece respeto y buen trato, el mismo que da a los demás, recuerde la importancia de las relaciones humanas en el trabajo. Las personas que gritan, critican y persiguen a los demás, solo quieren llamar la atención, quieren que les hagan caso y tienen una rabieta porque las cosas o las personas no son como a ellos les gustan, no prestarles atención es suficiente, para que con un poco de tiempo y constancia elijan otras víctimas.
  • No te sientas atacado, se está atacando él mismo, dando una imagen poco valiosa de sí mismo como persona. Si no te acepta en algo, es porque le estás reflejando una parte de él mismo que no acepta.
  • No contra ataques, estarás cayendo en su juego infantil, ríete porque tú si sabes qué pasa y puedes controlarlo.
  • Que nadie tenga poder sobre ti, tú eres el único que das o no poder a otros, por tanto no le des poder para atacarte, si no te sientes mal por lo que diga no tiene poder sobre ti.
  • Elige la alegría, disfrutar con lo que haces, sentirte orgulloso de quién eres, el sentido del humor, etc. Nadie puede quitarte lo que es y será siempre tuyo.

Comentarios