Pérdidas Afectivas.

Posted on Posted in Estar feliz

Al perder a un ser querido, en las circunstancias que sean o a veces cuando pasamos por un período de separación o divorcio, incluso por enfermedad de alguien muy allegado, es bueno conocer las fases del duelo por las que pasamos en mayor o menor medida, hasta estar en disposición de empezar a aceptar la nueva situación y reaccionar construyendo otra etapa de vida.

Según Ursula Markham (1997) las Fases del Duelo por las que pasamos son:

  • NEGACIÓN o incredulidad frente a la pérdida, se desarrolla todo un sistema defensivo de negaciones y pensamientos de dudas entre la realidad y la irrealidad.
  • RESENTIMIENTO hacía la persona perdida, como si nos hubiera abandonado sin motivo, atacamos y en nuestro ataque aumentamos nuestra culpa.
  • REMORDIMIENTOS al sentirnos culpables por el ataque anterior, alternamos nuestros sentimientos de culpa con ataques hacia nosotros mismos, sintiéndonos poco valiosos para esa persona, o merecedores de su pérdida, como si no hubiéramos hecho lo suficiente por ella.
  • TEMORES. En esta fase empezamos a manifestar miedos ante el cambio, ante lo nuevo, a lo desconocido, a la soledad, a la ausencia y al vacío.
  • RESIGNACIÓN. Pasado el tiempo, entramos por fin en una etapa donde la crisis empieza a terminar y se abre una etapa más tranquila donde empezamos a acostumbrarnos a la nueva situación.
  • ACEPTACIÓN. Empezamos a planificar nuevas formas de vida y a aceptar la realización de cambios para estar más cómodos en la nueva situación.

Cada persona necesita su propio tiempo al perder a un ser querido, para pasar por todas o algunas de éstas fases hasta poder “digerir” o asimilar lo ocurrido. De igual forma necesitará paciencia consigo mismo, técnicas de autoayuda, consultar con un especialista (si es necesario) y apoyarse en su entorno social, familiar, etc. Todo esto facilitará el proceso y eliminará sufrimiento innecesario a la situación.

Comentarios