Padres que Aprenden a Preguntar.

Posted on Posted in Creatividad, Relaciones, Relaciones con los hijos, Relaciones familiares, Ser mas creativo

Los padres queremos saber cosas sobre nuestros hijos y a veces no sabemos como hacer para que hablen con nosotros, los padres debemos aprender a preguntar. Útiles consejos para padres.

Una actitud observada frecuentemente en los padres que incentivan la creatividad de sus hijos es que SABEN PREGUNTAR. Esto sin duda mejora notablemente la relación padre e hijo

Pero, ¿Qué es “saber hacer una pregunta”?

Es invitar a nuestros hijos a una conversación, pedir amablemente su propia opinión y estar abiertos a una respuesta que quizás no aprobemos, nos sorprenda o disguste. Es un desafío dominar el arte de indagar sobre los gustos e impresiones de nuestros hijos.

Si mamá y papá disfrutan conociendo a sus hijos, esto crea una puerta abierta para la creatividad, la expresión personal y el auto-descubrimiento.

¿Qué tipo de preguntas abren la mente de nuestros hijos?

Vamos a darte una breve lista de preguntas creativas que permiten imaginar, sentir, pensar, proyectar y soñar.

  • ¿Qué te parece?
  • ¿Te gusta?
  • ¿Qué piensas sobre este tema?
  • ¿Qué sentimientos despierta en vos?
  • ¿Cuál es tu opinión?
  • ¿Crees que es mejor así…?
  • Me gustaría escuchar tu idea.
  • ¿Estas de acuerdo con…?

Una historia

En cierta ocasión, estábamos junto a un amigo en una casa mayorista de golosinas. Suelo visitar este tipo de comercio para ahorrar dinero comprando alfajores, mermeladas y panificados al por mayor.

Mientras elegíamos la mercadería, un niño de, aproximadamente, siete años se nos acercó muy amablemente y comenzó a contarnos que tipo de golosinas llevaba su mamá para él.

Al escucharlo estábamos maravillados por su soltura y la forma en la que, espontáneamente, “nos vendía” los diferentes caramelos y chupetines.

La madre del niño se encontraba cerca de nosotros con otro niño, de menor edad.

Lo sorprendente fue cuando la mamá les pregunta a sus hijos, cargando caramelos en su carro: ¿Les parece que comamos las gomitas cuando terminamos el almuerzo? La respuesta fue unánime y a los gritos: ¡Sí!

Ante esta atípica escena pensé: ¡Qué pregunta tan amable hizo esa mamá!. Ella se tomó el trabajo de invitar a sus hijos a comer sus golosinas después del almuerzo.

La decisión fue de los niños, no una orden de su mamá. Los niños “fueron consultados y tomados en cuenta para opinar” sobre el tema.

A pesar del magnetismo que las golosinas ejercen en los niños, la pregunta (una especie de delicada invitación) les permitió sentirse tranquilos y respetados.

La moraleja

  • Preguntar es invitar, sugerir, respetar.
  • Nunca imponer, exigir o someter.

El ser humano desea constantemente el buen trato y el verdadero respeto. Este tipo de preguntas mejoran la relación personal y generan un ambiente apto para la creatividad, la imaginación y las nuevas ideas. Seguramente ustedes seguirán estos consejos para padres y así, definitivamente, conseguirán una mejor relación padre e hijo.

Comentarios