necesito ayuda

Necesito ayuda; atrevete a pedirla

Posted on Posted in Categorías Expertos, Como ser feliz, Como vivir mejor, Espiritualidad, Relaciones de trabajo, Relaciones familiares, Relaciones laborales, solucionar problemas

No pido porque:

  • Me da vergüenza
  • Lo importante es hacerlo uno mismo
  • Van a pensar que soy débil
  • No quiero parecer ignorante
  • Y si me dicen que NO
  • Después quedo en deuda
  • Yo debería saberlo
  • Va en contra de la imagen que doy
  • No quiero molestar
  • Y si se enoja
  • Pedir está mal
  • Debería darse cuenta solo
  • No quiero presionarlo
  • ………

¿Se identifican con alguna de las respuestas anteriores?

Probablemente, alguna vez, también dijeron: “¡Hace veinte años que vivo con él y todavía no sabe que quiero que me lleve al cine una vez al mes. Todavía no me conoce!”

Así es como por el motivo, explicación o justificación que sea, esperamos que el otro se dé cuenta de
qué es lo que necesitamos.

No nos hacemos cargo
de nuestras propias inquietudes.

No estamos pidiendo.

Quizás les decimos a otros: “¡Tengo tantas tareas pendientes que no sé cómo voy a hacer para cumplir con todo los clientes!”, “¡Cómo me gustaría que alguien me ayude hoy!”.

necesito ayuda
necesito ayuda

Así es como por el motivo, explicación o justificación que sea, creemos que los demás tienen la famosa bola de cristal,
que deben adivinar lo que yo necesito.

No nos hacemos cargo
de nuestras propias inquietudes.

Creemos que estamos pidiendo pero
sólo estamos contando lo que nos pasa.

No estamos pidiendo.

¿Para qué nos sirve hacer pedidos?

Para generarnos la posibilidad de que ocurra algo que, si no lo pedimos, es muy probable que no pase. PEDIR nos convierte en protagonistas de generar la realidad que deseamos para nosotros. Los pedidos no formulados, son responsabilidades no asumidas.

¿Cuándo tiene cabida la posibilidad de hacer un pedido?

Cada vez que necesitamos que algo ocurra. Es un gran recurso para maximizar las posibilidades de lograr lo que queremos.

¿Cuál es la gran pregunta para hacernos a nosotros mismos?

“¿Qué es lo que más me importa: Lograr lo que quiero o que el otro se dé cuenta sólo, mi imagen, no molestar, mi miedo a recibir el NO,… ?”

¿Cuáles son las posibles respuestas a un pedido?

Muy simple y muy conocido por todos: SI, NO y NEGOCIACION, es decir, presentar otra propuesta.

Sin embargo, es muy importante reflexionar acerca de:

  •  ¿Soy de responder SI cuando en realidad quiero decir NO?
  •  ¿Qué me pasa cuando responden NO a mi pedido?
  •  ¿Tengo dificultades para dar y recibir el NO?
  •  ¿Soy de pedir solamente a quienes seguramente me van a contestar SI?, ¿cuántas posibilidades me estoy cerrando con esta actitud?

Así es como estas tres simples y conocidas respuestas a un pedido, se transforman no sólo en una cuestión de información o conocimiento, sino fundamentalmente en una cuestión de tripas. En una cuestión de poder admitir que tanto los demás como nosotros mismos, podemos elegir contestar NO.

Que el NO es un NO al pedido y no es un NO a mi persona. Que no es un NO TE QUIERO, sino un NO al pedido concreto. Que poder decir NO tiene que ver con nuestra integridad, nuestra dignidad y nuestra autoestima.

Es una cuestión de tripas.

Es saber que pedir implica hacerme cargo de mis propias inquietudes, de dejar de poner la responsabilidad en los otros de lo que yo necesito. Es saber que pedir implica que le doy la libertad al otro de que elija la respuesta que quiera. Y que entre las posibilidades está que elija el NO. Y no enojarme por ello, ya que le estaría quitando su libertad de elegir.

Es saber que, si cuando pido lo único que estoy esperando es el SI como respuesta, en realidad estoy dando una orden encubierta. Aunque sea muy amable al pedir, si sólo admito el SI como respuesta, entonces estoy dando una orden.

Y recordemos también nosotros tenemos la libertad de responder NO. Y si el otro se enoja, quizás ésta sea una maravillosa oportunidad de mantener una conversación para intercambiar puntos de vista. Es muy importante aprender a pedir, a partir de una necesidad genuina, aclarando detalladamente de qué se trata y para cuándo lo necesito.

Adquirir la habilidad de hacer pedidos impacta en el bienestar,
la coordinación de acciones y la eficiencia en todos los ámbitos:
personal, familiar, social y organizacional.

Y yo les pido… que se comuniquen conmigo si puedo serles útil en algo.

Comentarios