Maltrato Infantil. Un Mal No Erradicado.

Posted on Posted in Niños y adolescentes

Cada 20 de Noviembre, el Día Universal de la Infancia, nos recuerda que la educación, atención y cuidado de los niños y niñas en cualquier parte del mundo sigue siendo la gran asignatura pendiente de la humanidad en este nuevo siglo. Cuatro millones de mujeres jóvenes y niñas cada año son objeto de compra y venta para ser prostituidas.

El maltrato infantil, el comercio, la explotación sexual y la esclavitud a la que están sometidos miles de niños en el mundo son algunos de los graves problemas que afectan a la infancia. Pero hay otras lacras no menos graves que arrastra la humanidad respecto a las generaciones más jóvenes: la pobreza absoluta, la malnutrición, las carencias higiénicas y sanitarias y la falta de educación.

Los atentado del 11 de septiembre en Nueva York obligaron a cancelar una de las citas más importantes y esperadas de la Comunidad Internacional: la Cumbre Mundial de la Infancia, en la que se iban a revisar los progresos y fracasos obtenidos desde 1990 y a establecer nuevos objetivos para los próximos años. Sin embargo, su cancelación no impidió la presentación del último informe sobre el Estado Mundial de la Infancia 2002.

En este estudio, la Directora Ejecutiva de UNICEF, Carol Bellamy, denuncia que, a pesar de los progresos en favor de la niñez alcanzados durante el último decenio, la mayoría de los gobiernos no había cumplido con las promesas que realizaron en la Cumbre Mundial en favor de la Infancia de 1990 y exhortaba a los dirigente a que “aprovechen esta oportunidad para terminar todos los asuntos pendientes. Sabemos lo que se necesita hacer. Ahora necesitamos dirigentes que sepan dar un paso adelante y lo hagan”.

Entre los progresos que recoge el informe destaca la reducción del número de muertes infantiles debidas a las enfermedades diarreicas y la protección de 90 millones de niños recién nacidos cada año contra una pérdida importante de su capacidad de aprendizaje, mediante la yorudación de la sal. Frente a estos datos positivos, la cara opuesta es que los grandes problemas de la infancia en el mundo no han variado sustancialmente con el cambio de siglo.

Más de 10 millones de niños menores de cinco años siguen muriendo todos los años por causas que se podrían haber prevenido; 149 millones de pequeños en los países en desarrollo padecen malnutrición; otros 100 millones no asisten a la escuela primaria, la mayoría de ellos niñas; y millones de niños están atrapados en el trabajo infantil (malos tratos), la prostitución y en los conflictos armados. A todo esto se unen al maltrato infantil y la explotación sexual que afectan en cualquier parte del mundo, incluidos los países ricos.

En el caso de España, la Asociación para los Derechos del Niño y de la Niña (PRODENI) estima que más de 100.000 niños pueden padecer de maltrato infantil. Esta organización critica que cada año, en el Día Universal del Niño, “los medios de comunicación suelen reflejar más el drama de los niños de algunos países del Tercer Mundo”, cuando también en España miles de niños y niñas son víctimas (malos tratos) inocentes del mundo adulto, que les somete a maltrato, abandono, abusos, marginación, explotación sexual.

Las niñas son las que se llevan la peor parte. Según datos de la Federación de Planificación Familiar de España (FPFE), cuatro millones de mujeres jóvenes y niñas cada año son objeto de compra y venta para ser prostituidas, esclavizadas y obligadas a contraer matrimonio forzoso (malos tratos) en muchos países del mundo. Asimismo, recuerda que el 90% de los menores con los que se trafica en África para luego utilizarlos como trabajadores para el servicio doméstico o para la explotación sexual, son niñas.

Un Día para la Acción

Ante este panorama, varias ONG y organizaciones internacionales aprovechan la celebración del Día Universal de la Infancia para recordar las acciones que la sociedad puede emprender para solucionar esta situación.

UNICEF España ha organizado una consulta a través de Internet para que los niños expliquen sus inquietudes y detectar el conocimiento que tienen de sus derechos. Con esta muestra, se pretende obtener información para ayudar a los políticos a orientar más correctamente sus actuaciones en cuanto a la infancia se refiere y, al mismo tiempo, indicar cuestiones que pueden pasar desapercibidas a los ojos de un adulto.

En la consulta, se anima a los niños a explicar cuáles son sus derechos y se les invita a valorar su importancia en relación con la identidad, la familia, la salud, la participación, la protección en tiempos de guerra, contra los abusos, la educación… Además, estos derechos pueden ser jerarquizados por el niño para que los políticos sepan dónde fallan y dónde deben incidir.

Comentarios