Las Emociones Inteligentes nos Ayudan en las Crisis.

Posted on Posted in Creatividad, Estar feliz, Herramientas de Éxito, Ser mas creativo

Vivimos más en el mundo racional que en el emocional. Este artículo pretende dar una mirada simple; pero a la vez profunda de como nuestras emociones podemos manejarlas inteligentemente

¿Existen EMOCIONES que son INTELIGENTES?

El uso INTELIGENTE de nuestras emociones influye en todas las actividades de las personas. Con mayor razón en esta época de crisis e incertidumbre. A raíz de la pandemia del virus AH1N1 (y mucho antes también) se ha demostrado que la vida emocional repercute en el sistema inmunológico. Por lo que estar sanos depende, en gran parte de tener INTELIGENCIA EMOCIONAL.

Las acciones humanas están determinadas por nuestras emociones.

Durante bastante tiempo, a nuestro ‘mundo emocional’ se le consideró ‘irracional’. Es más, durante más de 25 siglos se trabajó con el ser humano, primordialmente, en lo ‘racional’. NO podemos evitar tener emociones, lo que deberíamos aprender es a usarlas inteligentemente. Entonces: ¿Cómo las manejo? ¿Cómo me valgo de ellas para salir de la crisis?

Proceso para aprender sobre Inteligencia Emocional y Manejo Emocional

Consideramos 5 Competencias Emocionales (Habilidades, aptitudes, capacidades) Intrapersonales

  1. Autoconciencia / Autoconocimiento
  2. Autorregulación emocional, Autodominio, Autocontrol
  3. Automotivación, Motivación Emocional Interpersonales
  4. Empatía
  5. Habilidades sociales armónicas

Nuestro cerebro, en funcionamiento, siempre está percibiendo y además somos seres interpretativos de acuerdo a lo que aprendimos. Todo lo que percibimos e interpretamos,  ‘dispara’ una emoción.

1ero                                2do.                                     3ro.                          4to.

Percibimos —>Interpretamos—>Emocionamos—>Actuamos

Las emociones constituyen una de las facetas del ser humano más desconcertantes. Conocer qué son y cómo funcionan es el primer paso para lograr el autocontrol.

Hay muchísimas emociones, siendo las principales, las innatas, ya que naciste con ellas, y está comprobado que no son APRENDIDAS. Estas son: Alegría, Tristeza, Cólera, Miedo, Amor (Pareja y Paternal, Filial, Amical)

Cada una de ellas se experimenta con múltiples matices y además, muchas veces, se combinan varias para crear nuevas modalidades. Por ejemplo:

  • Envidia= Tristeza + Cólera
  • Celos= Cólera + Miedo

Toda emoción trae consigo reacciones físicas encadenadas que, si bien primeramente son normales y hasta necesarias, cuando se prolongan o tienen lugar de forma desproporcionada aumentan los niveles de toxicidad de nuestras células, pudiendo llegar a desencadenar enfermedades orgánicas.

Cada emoción predispone al cuerpo a un tipo de respuesta.

La ira: Aumenta el flujo sanguíneo hacia las manos, el ritmo cardíaco y los niveles de aquellas hormonas que, como la adrenalina, generan la cantidad de energía necesaria para emprender acciones vigorosas.

La tristeza: Tiene la finalidad de ayudarnos a asimilar una pérdida irreparable. Conlleva la reducción de la energía y el entusiasmo con el que realizamos habitualmente las actividades vitales y sociales, y un encierro que nos permite llorar la pérdida, evaluar sus consecuencias y planificar cómo actuaremos cuando retome la energía.

La alegría: Aumenta la actividad del centro cerebral encargado de inhibir los sentimientos negativos. Crece el caudal de energía disponible y el organismo experimenta entusiasmo ante cualquier tarea.

El miedo: Hace que se retire la sangre del rostro y de otras zonas del cuerpo para llevarla hasta la musculatura de las piernas. De esta forma contamos con el aporte de oxígeno necesario para una posible huida. Al mismo tiempo, el cuerpo se paraliza durante fracciones de segundo que el cuerpo pensante emplea para calibrar la respuesta más adecuada, por ejemplo, esconderse. Las conexiones nerviosas de los centros emocionales del cerebro desencadenan una respuesta hormonal que pone al organismo en estado de alerta general. Todo esto hace que eleve también el ritmo cardíaco y la presión arterial.

El amor, la ternura y la satisfacción sexual: Activan el sistema nervioso parasimpático, que es el opuesto fisiológico de las respuestas “huida” o “lucha”, propias del miedo o la ira. La reacción parasimpática está ligada a la respuesta de relajación. Trae consigo un estado de calma y satisfacción que favorece la convivencia.

CUESTIÓN DE QUÍMICA

Las respuestas físicas mencionadas anteriormente se producen cuando, a través de los sentidos, llegan al cerebro ciertos estímulos. Es ahí cuando comienzas a producirse toda clase de reacciones químicas que a través de los neurotransmisores (algo así como nuestros cables eléctricos internos) estimulan otros centros que, a su vez, segregan sustancias con funciones concretas. Así, la oscuridad, estimula la secreción de melatonina, que induce al sueño.

Todas las predisposiciones biológicas a la acción citada son modeladas posteriormente por nuestras experiencias vitales. El entorno modela las respuestas emocionales hasta tal punto, que podemos adquirir hábitos que lleguen a confundirse con rasgos de la personalidad. Así, si alguien ha vivido una infancia de malos tratos, es muy probable que sea violento con sus hijos porque éste es el único patrón que ha conocido.

La mente racional invierte más tiempo que la emocional en responder a un estímulo. Por ello el primer impulso ante cualquier situación procede del corazón.

Existe también un segundo tipo de reacción emocional, más lenta, que se origina en los pensamientos. Esta forma de activar las emociones es deliberada: si alguien te insulta llenándote la cara de ira, cada vez que lo recuerdas, reproducirás la misma reacción emocional.

Comentarios