La Alcachofa: Un Remedio Natural para el Hígado.

Posted on Posted in Medicina natural

La alcachofa, término que proviene del árabe y significa lengua de la tierra, se refiere al fruto de la alcachofera. Ésta es una planta perenne y perteneciente al género de las Cynara dentro de la familia Asteraceae.

La alcachofaes originaria del este de África y su cultivo se extendió primeramente por los países del Mediterráneo y luego fue introducida a América por los franceses en Luisiana y por los españoles en Chile y Argentina.

Propiedades Nutritivas:

Propiedades Curativas:

  • Su componente de ácido cafeoilquínico incrementa la producción de bilis y disminuye los niveles de colesterol sanguíneo lo que facilita su eliminación del organismo.
  • Este ácido, además, interviene en la reducción de la tensión arterial, y la prevención de la arteriosclerosis y de los problemas cardiovasculares.
  • La alcachofa es rica en inulina lo que facilita la reducción de los niveles de azúcar en sangre, de tal manera que previene la aparición de diabetes.
  • La alcachofa, además, beneficia el tránsito intestinal, por su contenido rico en fibras, lo que evita el estreñimiento.
  • Resulta ideal para el sistema digestivo, al facilitar el movimiento estomacal y prevenir la flatulencia y la acidez.
  • Igualmente, es muy recomendada para las personas que desean perder peso, ya que una alcachofa mediana sólo tiene 53 calorías.

La Alcachofa y el Hígado

El hígado es un órgano de actividad metabólica, entre sus funciones está depurar la sangre eliminando toxinas y metabolizar el colesterol.

Comer en exceso especialmente grasas y/o tomar bebidas alcohólicas pueden saturarlo; de allí, la necesidad de desintoxicar el hígado para recuperar su funcionalidad. Es, en ese momento, cuando la alcachofa se hace importante, ya que su contenido en cinarina beneficia la función hepática lo que promueve la regeneración de células de este órgano y la eliminación de sustancias nocivas.

Tener un hígado sano significa tener la sangre limpia lo que se refleja en el resto del organismo Todo ello, ayuda a sentirse más activos y vigorosos.

Recetas saludables con la alcachofa

A continuación algunas recetas saludables con la alcachofa

Recomendaciones

  • Evitar comprar alcachofas cuyas hojas se abran o de consistencia blanda, ya que indica que no están fresca.
  • Guardar las alcachofas frescas enteras en una bolsa de plástico en el frigorífico. Éstas se conservan en buen estado por una semana.
  • Evitar cortar las alcachofas con cuchillo de acero al carbono, ya que se decoloran con facilidad. Es preferible el uso de un cuchillo o tijeras de acero inoxidable, También, resulta adecuado para que no se decoloren agregar jugo de limón al agua donde las hierva.

Precaución

  • Debido a que la alcachofa contiene sodio (una alcachofa mediana cocinada tiene 80 miligramos), no se recomienda su consumo en personas que están sometidas a una dieta baja en sodio.

Comentarios