Historia de un Movimiento Internacional. Movimiento Slow.

Posted on Posted in Vida Simple

Su nacimiento es indisociable de cierta actitud contestataria en clara oposición a la americanización de Europa. Cuando el periodista Carlo Petrini se topó con la apertura de un conocido establecimiento de comida rápida en este enclave histórico de la capital italiana, algo se removió en su interior. Se habían traspasado los límites de lo aceptable y entendió, de forma casi visionaria, los peligros que se cernían sobre los hábitos alimentarios de la población del viejo continente, ofuscado en imitar el tiempo vital marcado al otro lado del Atlántico.

La respuesta no se hizo esperar, fundándose la semilla del movimiento; Slow Food. La idea era simple; proteger los productos estacionales, frescos y autóctonos del acoso de la comida rápida y defender los intereses de los productos locales, siempre en un régimen sostenible, a través del culto a la diversidad, alertando de los peligros evidentes de la explotación intensiva de la tierra con fines comerciales.

Tras Slow Food, aparecen nuevas aplicaciones a otros ámbitos esenciales de nuestras existencias como el sexo, salud, trabajo, educación o el ocio que acabarían por conformar las áreas de influencia del Movimiento Slow.

Comentarios