Guía para Evitar el Fracaso en los Negocios.

Posted on Posted in Creatividad, Desarrolla tu talento, Herramientas de Éxito

La principal razón por la cual todos los negocios fracasan es porque las personas se rinden. Guía para no ser una de ellas

Cómo tener éxito en los negocios o en la vida de una persona es un tema que atrae las miradas de todos. Nos encanta escuchar historias de éxito y estudiar la vida de personas que lo han logrado para poder emular sus vidas con la esperanza de obtener resultados similares. Por el contrario, las historias de fracaso son menos atractivas.

Aquellos que nunca alcanzaron sus objetivos y que nunca cruzaron la línea de la meta habitualmente no figuran en la primera plana de las noticias. Simplemente pasan al olvido y nadie se acuerda de sus esfuerzos infructuosos.

Pero a pesar es esto, podemos aprender mucho de ellos. Vale la pena tomarse el tiempo para estudiar los pasos que toman antes de fracasar en su empresa, para que no le pase lo mismo.

La principal razón por la cual los emprendimientos fracasan es porque sus gestores deciden abandonarlo. Son personas que pierden la esperanza de alcanzar el éxito con su proyecto y lograr su superación personal.

Se sabe poco de ellos. Por eso quiero escribir acerca de los que NO ganan. Quiero exponer el ciclo de acción de aquellas personas que se rinden y deciden no seguir con un proyecto de negocio que han comenzado, ya que demuestran un patrón de conducta del cual podemos aprender muchísimo.

Hay que diferenciar las dos maneras de abandonar un emprendimiento

  1. Rendirse.
  2. Retirarse de algo que no tiene frutos y que puede incluso producir daños y pérdidas.

Hablaremos de los pensamientos y los patrones de conducta del primer grupo: aquellos que abandonan un proyecto potencialmente bueno, porque se rinden y deciden no seguir luchando.

Sucede todo el tiempo. El mundo de los negocios es duro e hiriente. Las cosas simplemente no siempre resultan como uno se las imagina.

Alguien en quien se confió se va, el producto maravilloso que se acaba de lanzar no tiene venta, el servicio que se entregó con esmero no es valorado y solo produce quejas, etc. La lista de desilusiones es interminable. Francamente, puede ser bastante abrumador.

Hay que hacer un esfuerzo diariamente de tomar un respiro, de no tomar las cosas tan personalmente y de seguir adelante. Uno no puede darse el lujo de ser demasiado sensible frente a las constantes desilusiones que presente un proyecto de negocio. Eso es precisamente lo que hacen los ganadores. Ellos emprenden, fracasan, lloran y patalean, aprenden y luego siguen emprendiendo. Cualquier persona exitosa ha seguido ésta misma fórmula. Este es el camino correcto hacia la superación personal.

Los perdedores y cómo fracasan

Los que se rinden, en cambio, tienen otro modus operandi. Se puede aprender mucho de ellos, ya que son bastante creativos en su acto de rendirse. Lo más interesante es que siempre siguen un mismo patrón:

  1. Tienen una duda
  2. Presentan temor al fracaso
  3. Sienten culpa
  4. Se imaginan de antemano lo que va a pasar
  5. Se sienten abrumados
  6. Actúan rindiéndose
  7. Sienten alivio

Es muy útil estudiar ésta secuencia para poder reconocerla cuando el agobio se acerca sigilosamente en la vida de un emprendedor. Así podrá reconocer los síntomas y tomar acción antes de que se produzca el fatal desenlace de tirar la toalla para liberarse de las presiones temporales que un negocio puede ocasionar.

Algunos datos claves para no rendirse jamás

  1. Tenga una visión clara de lo que desea alcanzar. Es menos probable que usted abandone su visión y sus sueños si usted tiene su visión a mano, en forma escrita. Aprenda cómo adquirir una visión para su negocio y léala constantemente para tenerla presente en los momentos difíciles.
  2. Ponga los pies en la tierra. Tener un negocio es simple, pero no es fácil. Como bien dijo Thomas Edison: “El éxito es 1% inspiración y 99% transpiración.” Nadie se ganó el Oscar, una medalla olímpica o el premio Nobel por hacer las cosas a medias. No se engañe en éste punto, el éxito no se alcanza sin trabajar duramente.
  3. Busque buenos consejeros. Es importante rodearse de personas que no le permitirán rendirse. Escucha a aquellos “veteranos de la guerra” que ya han luchado sus batallas y que alcanzaron el éxito a pesar de las dificultades. Le animarán a seguir andando cuando las cosas se ven mal.
  4. Preocupación por los demás y amor por lo que hace. Su emprendimiento no se trata solo de usted. Tiene un propósito mucho más grande.

Dios le entregó sus talentos y sus habilidades para que pueda impactar a muchas vidas con ellos. No deje de preocuparse de los demás y valore lo que usted puede entregarles. En sus manos está como tener éxito en los negocios, no se rinda, insista, porque el que persevera, alcanza.

Rendirse no es una opción. ¡Nos vemos en la meta!

Comentarios