Frutos Secos: Propiedades Nutricionales y Curativas.

Posted on Posted in Medicina natural

Los frutos secos son considerados alimentos altamente energéticos y su grasa es saludable, sin embargo, incluir muchos frutos secos en la dieta puede resultar contraproducente principalmente para una persona que desea adelgazar, ya que puede representar una forma rápida de ganar peso.

A continuación presentamos las propiedades nutritivas y hasta curativas de estas frutas y las recomendaciones para evitar que su consumo resulte en un aumento de peso.

Propiedades nutritivas de los frutos secos

Los frutos secos, como su nombre lo indica, son pobres en agua, pero se consideran una rica fuente de carbohidratos complejos. Su contenido, por lo general, se compone de ácidos grasos mono y polinsaturados que son “grasas” que se metabolizan con facilidad. Además, contienen vitamina E, el cual es un antioxidante que combate los llamados radicales libres (producto negativo).

Si se mezclan con cereales, da como resultado una proteína de alta calidad; ideal para los niños que se encuentran en proceso de crecimiento.

  • Piñones: Este fruto seco usualmente se recoge en los bosques y, por ello, no contiene plaguicida. Se recomienda guardar los piñones en la nevera para evitar que se pongan rancios rápidamente. En cuanto al aspecto nutricional, el consumo de 100 gramos crudos representan 678 Kcal. Además, es rico en calcio y magnesio lo cual representa una buena alternativa o complemento a los lácteos.
  • Cacahuates: Este fruto seco es una fuente de proteínas (50 gramos cubren la cuarta parte de las necesidades diarias) e, igualmente, posee vitamina B3 y ácido fólíco. Se aconseja consumirlos en pequeñas cantidades porque, no sólo son calóricos, sino que producen alergias a muchas personas.
  • Avellanas: Las avellanas contienen más grasas monoínsaturadas que el aceite de oliva y, además, contiene manganeso, esencial en periodos de esfuerzo físico y mental. Son, como toda fruta seca, muy calórica, ya que 100 gramos de avellanas crudas representan 650 kcal. Muchas personas muelen este fruto seco y elaboran una bebida (leche de avellana) la cual resulta muy nutritiva y una opción para las personas que sufren de intolerancia a la lactosa.
  • Almendras: Posee una larga lista de nutrientes como vitamina E, calcio, potasio, hierro y fósforo. Por ello, se aconseja incluir tres o cuatro almendras en la dieta principalmente en el caso de los niños y de las personas de la tercera edad.
  • Nueces: Las nueces contiene gran cantidad de ácidos grasos omega 3 y omega 6 y vitamina E. En cuanto a su cantidad de calorías, es de 510 por 100 gramos.

Propiedades curativas de los frutos secos

En cuanto a sus propiedades curativas, las frutas secas no sólo ayudan al organismo en la realización adecuada de sus funciones sino que previenen y hasta alivian ciertas dolencias.

Las nueces, por ejemplo, se consideran como fuente de fitoestrógenos lo cual reduce los efectos de la menopausia principalmente los sofocos propios de las mujeres en esta etapa. Igualmente, contienen fitoesteroles, sustancias que se parecen al colesterol, pero que son de origen vegetal y que ayudan a disminuir los niveles de colesterol en sangre lo que brinda un beneficio cardiovascular.

En Latinoamérica se cuenta con la pepita de marañón; un fruto seco que, además de su contenido de ácidos grasos, contiene también minerales, fósforo, potasio, zinc y magnesio. Su consumo facilita la absorción del calcio y, por ello, es muy apreciado por las personas que sufren de osteoporosis.

Las personas con anemias encontrarán en los piñones unos buenos aliados, ya que aportan hierro. Lo mejor es comerlos al natural para aprovechar sus propiedades.

En cuanto a la avellanas, se recomienda consumir 30 gramos diarios para reducir el riesgo de desarrollar arteriosclerosis y enfermedades cardiacas; esto debido a los olígoelementos que contienen

La almendra resulta una buena aliada contra el estreñimiento, ya que es el fruto seco que más fibra contiene. Además, por sus ácidos grasos monoinsaturados disminuye el colesterol malo lo cual beneficia a las personas con afecciones de corazón.

Recomendaciones

  • Masticar bien los frutos secos ya que pueden resultar un tanto indigestos.
  • Tomar sólo una y cinco raciones por semana de frutos secos (un puñado equivale a una ración) para completar una alimentación equilibrada.

Comentarios