El Vaginismo, Un Problema con Solución.

Posted on Posted in Mejorar su sexualidad, Relaciones, Relaciones de pareja, Sexualidad

El vaginismo suele provocar graves problemas en las relaciones de pareja ocasionando, muy a menudo, sentimientos de gran culpabilidad y frustración.

¿Qué es el vaginismo?

El vaginismo es una disfunción sexual que afecta a muchas mujeres en sus relaciones y del cual se tiene muy poca información. Consiste en un acto reflejo involuntario de contracción de la vagina por lo cual es imposible mantener relaciones sexuales con penetración. Esa contracción en la mayoría de los casos puede ser inconsciente, ya que la mujer ni siquiera nota tensión en la vagina o en los músculos y simplemente se manifiesta porque cuando se va a intentar el coito resulta imposible de realizar.

Por otra parte, el vaginismo puede ser total o parcial, es decir, puede producirse una contracción total de la vagina a la mínima estimulación externa de la misma, o puede producirse un cierre solamente parcial por lo que en ocasiones puede llegar a darse la penetración pero de una forma dolorosa o molesta tanto para el hombre como para la mujer.

Causas del vaginismo

Al ser una disfunción sexual no demasiado conocida, muchas veces no se sabe el motivo por el que se puede dar este problema en la sexualidad  femenina. Las causas pueden ser varias,  como por ejemplo:

  • Haber tenido una educación demasiado estricta o puritana con respecto del sexo, que termina viéndose como algo sucio o por el temor a ser utilizada por los hombres.
  • Temor al dolor que puede producir la rotura del himen. En mujeres en que sus amigas han podido perder la virginidad antes que ellas, muchas veces se habla o se comenta sobre la primera vez. Si las experiencias que escuchan al respecto son dolorosas, se puede crear cierto temor al sexo por el daño que supone y a la larga se puede generar el vaginismo.
  • Malas experiencias pasadas respecto del sexo, ya no por comentarios o lo que se haya podido escuchar, sino por haber vivido sucesos que hagan ver el sexo de forma negativa. Se da en víctimas de abusos sexuales, violaciones, o simplemente cuando ha existido cierta presión psicológica para tener las primeras relaciones cuando no se estaba realmente preparada para ello, menoscabando la sexualidad de la mujer
  • Algún tipo de complejo, inseguridad o temor al rechazo, ya no solo relacionado con el coito en sí, sino por la valoración que la otra parte puede hacer respecto del propio cuerpo.

¿El vaginismo tiene solución?

El vaginismo es un problema que tiene solución y de hecho que es bastante sencillo de abordar desde una terapia sexual. Después de todo, la vagina tiene la ventaja de tener gran flexibilidad, pero mediante un entrenamiento adecuado y ciertos ejercicios concretos se puede ir consiguiendo la dilatación suficiente para lograr la penetración sin molestia alguna, lo que facilita la eliminación de ideas erróneas sobre el sexo y espacialmente que la mujer pueda disfrutar de su sexualidad.

Para superar el tema, lo mejor es acudir a una terapia sexual y poco a poco con diversos ejercicios aprender a tener el control sobre los músculos de la vagina. Estas terapias suelen ser de las más breves siempre que la persona ponga de su parte y saque tiempo para hacer diversos ejercicios, pero el tiempo de superación puede oscilar entre las 8 y las 16 sesiones, aproximadamente.

¿En qué consiste la terapia?

La terapia para vencer el vaginismo tiene pautas muy claras y consta de tres tipos de ejercicios que se van explicando según se va progresando en ellos y que serían:

  • Ejercicios de masturbación: Para lograr tener relaciones sexuales con otra persona, al principio es muy importante poder sentirse a gusto con la propia sexualidad, con la sexualidad de la mujer.
  • Ejercicios de heteromasturbación: Los ejercicios que se aprenden a realizar uno mismo, luego han de ponerse en práctica con la otra persona, para que el factor de ansiedad que se puede tener por la presencia de la pareja pierda fuerza y se puede sentir relajada y disfrutar con el otro.
  • Coito: Realizados los ejercicios correspondientes en cada una de estas fases, simplemente se lograr el objetivo planteado y el problema queda lejos de impedir una buena relación sexual entre las dos personas.

El finalidad de este artículo es que se pueda saber algo más sobre este problema que por desgracia afecta la sexualidad femenina hoy en día y que no se vea como un tabú o un problema imposible de abordar, su superación es sencilla y de gran éxito siguiendo las pautas.

Comentarios