El Policloruro de Vinilo (PVC). Un Veneno Ambiental

Posted on Posted in Consejos verdes

El policloruro de vinilo (PVC) al llevar cloro en su composición, al igual que el DDT o los CFCs, durante su producción, uso y cuando se quema forma sustancias organocloradas, extremadamente tóxicas para el medio ambiente y para la salud de las personas convirtiéndose en un veneno medioambiental.

Elige tu botella, no compres envases de PVC

En tus manos está el cuidar el medio ambiente y tu salud también. Realiza tus compras de manera sabia. La vida del PVC está ligada a la formación y emisión de grandes cantidades de dioxinas, las sustancias sintéticas más tóxicas que se conocen. Las dioxinas son sustancias cancerígenas, disminuyen las defensas del organismo al dañar el sistema inmunológico y alteran el sistema hormonal, que es un sistema complejo de mensajeros químicos que tiene nuestro organismo para regular funciones vitales como la reproducción, el desarrollo y el crecimiento. Las dioxinas afectan especialmente a los fetos y a los bebés lactantes, que las ingieren a través de la leche materna. La próxima vez que vayas a comprar tus productos embotellados, NO compres aquellos que vengan en envases de PVC

Los objetos de PVC contienen además muchos aditivos tóxicos y metales.
Los aditivos escapan del material plástico y contaminan el entorno o los alimentos que contienen, en el caso de envases de alimentos.
Cuando los productos de PVC son residuos, si acaban en un vertedero, los aditivos que contienen contaminan el suelo y las aguas subterráneas, si se queman en una incineradora o en un vertedero, forman sustancias organocloradas, incluyendo dioxinas, que se emiten al medio ambiente.

 

Campaña contra el PVC

Durante los últimos años hemos estado presentando al Gobierno y a los partidos políticos informes técnicos y estudios científicos sobre esta problemática, ofreciendo alternativas a todos sus usos y pidiéndoles que adoptaran medidas para eliminar este material contaminante y también hemos denunciado la emisión de dioxinas provocada por la incineración de las basuras con PVC.

Un primer resultado de esta campaña fue la aprobación en diciembre de 1995, de una moción en el Senado que pedía al Gobierno la sustitución de los envases de PVC y la elaboración de un estudio sobre los problemas del PVC y las posibilidades de eliminarlo en España. Sin embargo, a pesar de todo ello, en abril de 1997 se aprobó la Ley de envases y residuos de envases sin incluir ninguna restricción al PVC. El Gobierno considera que es el mercado, esto es, los consumidores, quienes deben tomas las decisiones sobre el medio ambiente.

Como puedes ver, es necesaria la presión de los consumidores, administraciones y empresas conscientes, que mediante su elección de compra pueden defender el medio ambiente y la mejor manera es a través de estas 3  recomendaciones

  1. Pedir a los consumidores que no consuman agua envasada en PVC y hagan llegar a las empresas que utilizan PVC su decisión de rechazar su agua hasta que cambien de material de envasado. Más de 20 empresas de agua envasada han sustituido el PVC desde que se inició el boicot.
  2. Buscar el apoyo de otras asociaciones ecologistas y sociales (180 organizaciones ecologistas agrupadas en la CODA han anunciado su apoyo a la campaña)
  3. Buscar el apoyo de instituciones como ayuntamientos o parlamentos regionales. Los Parlamentos de Andalucía y Cataluña y una treintena de ayuntamientos han aprobado medidas para sustituir o reducir los envases de PVC.

Cómo distinguir el PVC

Seguramente te habrás hecho ya esta pregunta, y te sorprenderá saber lo fácil que es distinguir la presencia de este material en envases y botellas. La mejor forma de distinguir el PVC es doblar o arañar la botella, si queda una marca blanca en la misma: es PVC.  RECHÁZALA

Comentarios