El Miedo. Reflexiones de Superación Personal.

Posted on Posted in Desarrolla tu talento, Estar feliz, Herramientas de Éxito

“Saber que se puede, querer que se pueda. Quitarse los miedos, sacarlos afuera pintarse la cara COLOR ESPERANZA, tentar al futuro con el corazón.”
Canción de Diego Torres.

“He aprendido a sentir el mundo externo como energía y por eso siento el miedo como energía inestable. El miedo el sensor de la columna vertebral.” Elaine de Beauport

Los humanos estamos viviendo tiempos difíciles y por eso nos preguntamos ¿existirán algunas conductas que puedan ayudarnos a tener aproximaciones comunes?

Escuché que estamos viviendo una crisis. Leí que según la Física Nueva todo es energía y por eso me vuelvo a preguntar: ¿Será que cuando pierdo energía no me siento miedoso-a?.

Eso nos descorazona, evidentemente, y no atinamos ni intentamos salir de este abismo donde todos estamos cayendo. Entonces no nos queda más que aprender a sacar las alas para volar y asistimos a talleres, conversamos y encontramos los hilos finos que estamos colocando sobre nuestro dorso, para aligerar el peso, sacar las alas y volar.

Comparto el mismo pensamiento de Elaine de Beauport, que las experiencias de perder, perder del pasado bien sea de niños, de jóvenes, nos alejan del dialogo y se presentan como obstáculos, ellos fueron: Regaños en la niñez, quejas en la edad adulta, quejas y criticas continuas. Soy reiterativa y por eso me pregunto ¿en mi familia se dialogó, o se dialoga? ¿en la escuela?, ¿en las empresas? La respuesta que recibo es un profundo silencio acompañado de un fuerte dolor.

Si lo escucho de mi voz interna misma es así, tendremos que aprender a dialogar para evitar conflictos y si estos estén instalados volveremos a resolver con el habla para identificar rabias, expresar deseos y encontrar las acciones que, en terreno común satisfagan, calmen para quitarme el miedo.

Los seres humanos intentamos movernos de manera cuidadosa evitando la violencia pero después estamos muy preocupados con las dificultades que se nos están presentando y volvemos a caernos de la línea del amor donde todos, estamos bien.

En este cuadro no nos queda otro camino que trabajar duro para que juntos podamos salir de la rabia y la tristeza, evitando tanto sufrimiento.

Necesitamos aprender a jugar, como dice Beauport, el deporte que ella llama GANAR-GANAR, uniendo las mentes para atender y ocuparnos de esta inmensa necesidad de paz que tenemos todos los habitantes de este precioso planeta Tierra.

Necesitamos entrenarnos como facilitadores de mesas de diálogo, para la solución de los conflictos diarios pues al final son las pequeñas situaciones quienes forman el cúmulo que se incrementa, que amenaza y que nos acorrala.

Con esos conceptos tú y la totalidad de la humanidad podemos disponernos a sembrar la paz acompañándonos con sueños lúcidos.

¿Qué es lo que nos falta y que podemos hacer?

Lo primero sería poner mi pie donde está mi boca. Lo segundo evitar palabras calientes pues toda crítica es destructiva cuando se hace sin apoyo y sin ofrecer soluciones.

Tanta emoción nos está matando, lo que se necesita es diálogo persistente con una actitud de no abandonar las mesas pues de lo contrario los asuntos quedaran debajo del mantel y eso sería inconsecuencia. Quiénes tienen un límbico (emociones) muy sensible cocinan los reconcomios, entonces el miedo sale corriendo y se refugia en el cerebro básico o reptil (el cuerpo) manifestándose en enfermedades. Además el miedo sale maltratado por los pensamientos que se encabritan.

Comentarios