El Huerto en la Terraza, Pautas Básicas.

Posted on Posted in Huerto en casa

Huerta en casa: El Huerto en la Terraza, Pautas Básicas.

Tener un huerto en la terraza o en el balcón es más que una moda ya que nos sentimos cerca de la naturaleza y disfrutaremos de alimentos más sanos.

¿Qué necesitamos para hacer un huerto en la terraza?

Sintetizando podemos decir que hay tres elementos principales que hay que tener en cuenta en el cultivo de hortalizas en balcones y azoteas: Sol, agua y sustrato.

El Sol:

No siempre está disponible en función de la orientación del balcón y de la sombra de otros edificios. La luz es un factor no limitante y poco estudiado para los agricultores pero que se debe considerar a la hora de planificar un huerto en la terraza o en el balcón.

Cuando no consideramos este factor da lugar a propuestas poco realistas de estructuras que dificultan la captación de la radiación solar (huertos en bandejas de cultivo superpuestas, huertos verticales, etc.) y también a decepciones de usuarios que pretenden producir hortalizas en balcones orientados al norte o en patios sombríos.

Cuanto más directa sea la radiación solar, más potencial tendrá nuestro huerto, aunque es cierto que en los meses de verano un exceso de luz junto con las elevadas temperaturas y al viento puede provocar un estrés en las plantas de nuestro huerto. Una estructura de protección o un pequeño umbráculo podrá ayudar a evitar esto.

El agua:

Aunque el consumo de un pequeño huerto en la terraza o balcón no es grande, en el clima mediterráneo la elevada evaporación en los recipientes de cultivo requiere planificar con detalle cuál va a ser el sistema de riego utilizado.

Debemos tener en cuenta que en pleno verano el riego debería realizarse todos los días, lo cual suele ser un problema para la mayoría de personas cuando desean ausentarse un fin de semana o unos días. Los riegos automáticos con un programador ayudan mucho a esta tarea pero siempre se requiere la supervisión y el control del usuario.

El sustrato:

Es básico y no siempre fácil de encontrar. El cultivo en macetas, jardineras o mesas de cultivo con volumen limitado requiere sustituir la tierra por un material con elevada porosidad y que pueda aportar nutrientes, agua y aire a las raíces.

Este material es lo que llamamos sustrato de cultivo y es fundamental para el éxito del huerto en la terraza u otro espacio. El mercado ofrece a menudo sustratos de mediocre calidad que no responden correctamente a las elevadas necesidades de nutrientes y la correcta relación agua/aire de las hortalizas.

Cultivar una hortaliza es pretender la obtención de una cosecha, por lo tanto las necesidades de luz, agua y un buen sustrato son más exigentes que el cultivo de plantas ornamentales.

¿Qué hortalizas se pueden cultivar?

Diremos que todo va en función del recipiente de cultivo que podamos albergar en la terraza. Si el recipiente es pequeño como una jardinera de unos pocos litros, deberemos cultivar hortalizas igualmente pequeñas.

En recipientes grandes como mesas de cultivo de 90 litros o más podremos cultivar hortalizas de mayor tamaño como tomates, calabacines o pimientos. Esto es lógico pues la planta necesita mantener un equilibrio entre la cantidad de raíces y el tamaño de la parte verde, tallos y hojas.

Las hortalizas pequeñas y de ciclos más cortos son más fáciles de cultivar que aquellas grandes y de ciclos largos. En el huerto de la terraza os recomendamos empezar por lechugas, rábanos, cebollas o zanahorias ya que es más sencillo y práctico.

¿Cómo cultivar en un balcón?

El principal limitante del huerto en la terraza (y aún más en el balcón) suele ser la falta de espacio, por lo tanto es recomendable utilizar sistemas que nos ayuden a aprovechar al máximo la superficie del huerto.

Combinar hortalizas de ciclos diferentes y realizar planteles en recipientes grandes pueden ayudar a aprovechar al máximo el pequeño huerto.

El huerto urbano suele ser un huerto empleado  para el autoconsumo, por esto sería recomendable sembrar o trasplantar escalonadamente hortalizas como la lechuga, el rábano, la rúcula o la zanahoria para obtener cosechas también escalonadas y poder disfrutar de hortalizas frescas durante más tiempo.

Comentarios