Dolencias por la Mala Postura y Recomendaciones Para Mejorarla.

Posted on Posted in Medicina natural

Cuando una persona adopta una buena postura usualmente se ve más atractiva, esbelta y hasta joven. Sin embargo, cuando una persona toma una postura incorrecta (hombros caídos, la espalda inclinada hacia delante, la cabeza casi hundida en el pecho, etc.) no sólo causa una mala impresión sino hasta puede afectar su salud, ya que produce fatiga, dolores de cabeza crónicos y hasta desfigura el cuerpo.

En este sentido nos preguntamos, ¿Cómo sabemos si tenemos una mala postura? ¿Qué posturas son las adecuadas y cuáles no? ¿Qué recomendaciones y consejos existen para mejorar nuestra postura?

El primer paso para saber si tenemos una postura correcta consiste en verificar ésta. Para ello, debemos:

  1. Ponernos de pie con la espalda contra la pared. Si la cabeza y los glúteos tocan firmemente la pared, los hombros sólo ligeramente y, luego, puede pasar las manos cómodamente por el espacio entre su espalda y la pared, entonces se tiene una correcta postura. Si no ocurre así, es señal que se está inclinando hacia atrás.
  2. Caminar sosteniendo un libro sobre la cabeza. Si logra hacerlo sin que el libro resbale o caiga, se tiene una postura perfecta.

Posturas Correctas e Incorrectas

Con respecto a cuáles son las posturas correctas, a continuación presentamos el siguiente cuadro:

Cabeza y cuello:

  • Bien: Barbilla ligeramente elevada y el cuello erguido. Estirar y relajar la espalda.
  • Mal: Barbilla baja con la cabeza caída y cuello encorvado. Esto provoca tensión y dolor de cabeza y cuello.

Hombros y zona superior de la espalda:

  • Bien: Hombros ligeramente echados hacia atrás y no encogidos, sin rigidez. De esa forma se endereza la columna y tórax. Brazos relajados.
  • Mal: Hombros encogidos y echados hacia delante lo cual conlleva a pérdida de tonicidad y aumenten las molestias en los omóplatos.

Espalda y vientre:

  • Bien: Pelvis tensando con lo cual conseguirá alargar y estrechar la cintura evitando el encorvamiento de la espalda.
  • Mal: Sacar vientre y a consecuencia arqueo de la espalda.

Nalgas:

  • Bien: Glúteos contraídos y peso hacia delante hasta sentir el centro de gravedad sobre el eje del cuerpo.
  • Mal: Sacar glúteos sobrecargando los lumbares y provocando molestias, dolores de espalda.

Extremidades inferiores:

  • Bien: Rodillas relajadas y pies paralelos y separados un palmo.
  • Mal: Rodillas tensas y pies muy juntos o descansando el peso del cuerpo sobre una pierna lo cual sobrecarga la parte inferior de la espalda.

Algunas recomendaciones con el fin de lograr una buena postura son las siguientes:

  1. Realizar ejercicio físico especialmente natación y gimnasia, ya que resultan beneficio al fortalecer los músculos de la espalda y los hombros facilitando la adopción de una postura correcta.
  2. Evitar permanecer mucho tiempo sentado, ya que los músculos sufren y se debilitan hasta el extremo de que no pueden ayudarla a mantener una buena postura. Si esta situación se debe a algún tipo de trabajo, debe hacer altos cada cierto tiempo. Por ejemplo, para estirar los músculos y aliviar las tensiones, camine en torno a su mesa o aproveche los momentos de descanso para ir a beber agua.
  3. Si está en su casa, aproveche los programas favoritos de televisión para ejercitarse en una bicicleta estacionaria. Además, trate de caminar y estirar los músculos con bastante frecuencia, ya que los músculos y ligamentos que no se ejercitan suficientemente se contraen y terminan dañando su postura. Las áreas más importantes para los estiramientos son: el frente de su cuerpo (tórax y abdomen)
  4. Contemplar la figura frente al espejo y corregir de esa forma las posturas inadecuadas.

NOTA: Es importante verificar si la mala postura se debe a los muebles y equipos de trabajo. En ese sentido, le podemos aconsejar lo siguiente:

  • Las pantallas de las computadoras deben estar al nivel de sus ojos.
  • Las mesas no deben ser tan bajas que usted tenga prácticamente que inclinarse para poder trabajar.
  • Póngale atención a su silla. No debe ser ni muy alta ni muy baja. Si de todos modos siente molestias, dolor o cansancio, procure adquirir almohadas especiales de espuma de goma que sirven de soporte a la espalda.

Es importante que todos los días tenga en mente su postura y no caiga en el abandono o en la negligencia, sólo usted es dueño de su esbeltez y de un paso elástico que muestra una actitud vencedora.

Comentarios