Dependencia Afectiva: ¿Por Qué No Puedo Consolidar una Pareja?.

Posted on Posted in Estar feliz, Relaciones, Relaciones de pareja

Si observamos la cantidad de mujeres y hombres que aún deseándolo, no consiguen consolidar una pareja estable, parece realmente una epidemia. ¿Por qué? ¿Tendrá algo que ver el apego afectivo?

Muchos de nosotros venidos de hogares disfuncionales, no hemos podido entrar en contacto con lo que John Bradshaw llama “el sí mismo” o nuestra mas íntima IDENTIDAD.

Hemos perdido contacto con nuestras señales internas que nos dicen qué es bueno y qué no, para nosotros. Nos hemos transformado en chicas y chicos buenos, des-viviéndonos por ganar la aprobación de los demás, convirtiendo nuestras vidas en verdaderos caos y perdiendo el rumbo de “¿hacia donde quiero ir yo?”

No hay quien se relacione con un otro sino tiene una identidad, una estima ganada. Para que una relación de pareja funcione, necesita de dos identidades que puedan fusionarse y luego saber que pueden volver a su eje. Para eso muchas personas de esta generación, necesitan hacer un trabajo de RECUPERACIÓN.

Dice una persona que está en RECUPERACIÓN en Dependencia Afectiva:

  • “El GRUPO me enseñó a salir de la víctima y a aprender a hacerme responsable de lo que pienso, siento y hago.
  • Yo llegué desesperada. Tenía una desazón muy grande y encontré en el grupo fuerzas, afecto que me contuvo, valores y una gran paz. Me ayudó a volver a centrarme.
  • Yo me enojaba porque creía que debería ser omnipotente, debería poderlo todo o casi todo. He aprendido que hago lo mejor que puedo, pero los RESULTADOS no son míos. Estoy aprendiendo a desarrollar la fe en una parte de mi mas poderosa, espiritual y el desapego que se necesita para entregarle a esa parte todas mis acciones, pensamientos y sentimientos.
  • Estoy aprendiendo también más tolerancia para la frustración, yo puedo fallar allí donde otros aciertan y acertar allí en donde otros fallan. No me hace mejor ni peor. A veces saco 10, y no es un galardón, otras 4, y no es una vergüenza.
  • Cuando estoy en mis éxitos, no puedo reflexionar. En los fracasos, reflexiono, me preparo para los éxitos.
  • Cuando me involucro en exceso con los demás, estoy APEGADA. Me obsesiono con los problemas y quiero controlarlos.

El DESAPEGO para mí, es alejarme de la agonía de la preocupación.

Estoy pudiendo salir de mi parte reaccionaria. Antes quería estar en todo para demostrar que valgo. Me desvivía para estar pendiente de los demás. Los otros ocupaban el 100% de mi interés.

Cuando comencé a amarme, fui trasladando el centro de atención desde los otros hacia mí. Qué necesito yo, qué siento yo, y esto en vez de transformarme en una egoísta, que era mi temor, me va preparando para estar mas centrada y en contacto con mis recursos que ayudan a otros.

Cada día para mi es un nuevo comienzo y creo en aquello de que las relaciones humanas pasan por dejar un poco de lado la LUPA y tomar mas seguido EL ESPEJO”. La dependencia afectiva puede eliminarse dejando ese apego afectivo de aquellas personas o situaciones que nos mantenían atados

Comentarios