Curas Depurativas.

Posted on Posted in Medicina natural

A diferencia del ayuno estricto, las curas depurativas hacen que el organismo absorba suficientes elementos desintoxicantes para depurarse. Además, de esta forma no se produce una disminución de energía, ya que los elementos vitales pasan rápidamente a la sangre.

Existen muchas clases de curas depurativas: Las tradicionales de frutas y las nuevas que incluyen cereales como el arroz o la avena y extractos de plantas aromáticas o medicinales.

Las curas más practicadas son el de las uvas (en el cambio de estación hacia el otoño) y el de las fresas (en el cambio de estación hacia el verano).

La cura depurativa de uvas

  1. Esta cura es conocida desde la época de Hipócrates y se ha mantenido a lo largo de los siglos por su eficacia.
  2. Es recomendada para enfermedades como hemorroides, dispepsia, gota, bronquitis, cálculos hepáticos y afecciones crónicas del hígado y estimula las defensas del organismo.
  3. Consiste en consumir solamente uvas en abundancia, masticándola muy bien, durante una semana. Se iniciará un día antes, con un ayuno sólo a base de agua y, a partir del día siguiente, se tomará uva entre 1,5 y3 kg al día por persona.
  4. Aunque se puede pensar que la persona sometida a esta cura puede sentir hambre, la realidad demuestra que las uvas, debido a su riqueza nutritiva (ácidos tartárico y málico, potasio, sodio, calcio, vitaminas y 8 de los 10 aminoácidos esenciales) llenan, pero sin sentir pesadez.
  5. Sin embargo, es importante adaptar el modelo de cura según la edad y constitución, no es lo mismo que la haga un adolescente que un anciano. Por ello, puede variar su duración de unos días a una semana completa.
  6. Para finalizar esta cura se sustituye paulatinamente la ración del mediodía por otras frutas (3-4 días, según cada caso), después se sustituyen esas frutas por una ensalada cruda, luego con verdura hervida (todo muy bien masticado).
  7. Queda la uva para el desayuno y la cena: luego se pasa a otras frutas y finalmente se hará vida normal.

Cura del limón

  • Esta cura favorece la reducción de la viscosidad de la sangre y, por ello, facilita la circulación sanguínea.

Cura de manzana

  • Es beneficiosa para las personas que sufren de enfermedades del sistema nervioso central, enteritis infantil, enterocolitis y disenterías. En el caso de la artritis, se debe licuar una libra de manzanas en un litro de agua, dejar por 15 días y después se comienza a tomar una copa del líquido reposado en medio vaso de agua, endulzado con miel de abejas.

Cura de aguacate

  • Esta cura resulta ideal para personas con raquitismo, perdida de peso y debilidad.

Cura de arándano

  • Ayuda a combatir las lombrices y parásitos intestinales. Consumir los arándanos crudos o ligeramente cocidos, durante tres días consecutivos solamente.

Cura de ciruelas pasas

  • Se usa para perder peso. Para ello, se debe dejar en remojo diez ciruelas pasas durante doce horas, luego se cocinan por diez minutos (sin azúcar), agregándole el jugo de medio limón, esto se toma en ayunas.

Cura de durazno

  • Ayuda a desintoxicar y regenerar la sangre y los tejidos, además es excelente para los diabéticos, por su bajo contenido en azúcar. Se debe tomar al día 5 kilos de jugo de durazno, durante tres días.

Cura de frambuesa

  • Es indicada para las personas que sufren de estreñimiento, reumatismo y enfermedades del hígado, riñón y hemorroides.

Cura de higo

  • Favorece la sanación de erupciones de la piel, limpia la sangre, desintoxica el organismo. Se debe consumir de 1 a 2 kilos de higos frescos y maduros, durante uno o dos días por semana.

Recomendaciones Generales

  1. Acudir a un doctor, con el fin que verifique que su organismo se encuentra en condiciones de realizar estas curas.
  2. Suspender de inmediato la cura si se observa alguna reacción negativa.
  3. No realizar las curas cuando el organismo se encuentra debilitado.

Comentarios