Cultivo de Ficus.

Posted on Posted in Jardineria guerrilla

La palabra Ficus en latín significa “higo” que comprende pero además de la famosa y estimada planta de fruto también una serie increíble de plantas ornamentales, muy difusas y estimadas por su belleza.

El género Ficus pertenece a la familia Moraceae y comprende más que 800 especies esparcidas sobre todos los continentes.

Aunque ofrezcan una amplia elección entre árboles, matorrales y enredaderas aptas a las situaciones ambientales más diferentes, las características comúnes a este género son constituidas por las hojas, qué son simples, con margen lineal y a veces lobulada; das flores y por lo tanto de los frutos recogidos en particulares inflorescencias denominadas syconium. El syconium por ejemplo en el Ficus carica (Higuera común) es formado por un tegumento bastante consistente qué a su interior contiene las flores (solista masculino o sólo femeninos o de ambos tipos), qué después de la fecundación se transforman en pequeños frutos que contienen las semillas.

Una característica común a todas los mucho especies de ficus es poseer en todas sus partes una secreción lechosa llamada “látex” que rebosa fácilmente sucesivamente a incisión.

Técnica de Cultivo:

  • Siendo para la mayor parte planta de origen tropical o subtropical el ficus viven bien en entornos muy luminosos pero no agradecen la luz directa del sol. Sólo el Ficus lyrata solicita una menor intensidad luminosa.
  • Generalmente el ficus quieren el calor y no sufren si la temperatura alcanza los 30°C; sólo el Ficus elástica no agradece temperaturas superiores a los 24°C.
  • Cuando es posible sería oportuno, de invierno, trasladar el ficus a lo abierto, en un lugar arreglado por los corrientes d’aire y no al sol directo pero en un lugar sombreado. Vuestros ficus os agradecerán.

Riego: 

  • En el período veraniego el ficus se riega unos dos veces a la semana mientras en aquel otoño-invernal es suficiente cada 10-15 gg.
  • Los ficus son plantas que temen lo seco, por cuyo será oportuno pulverizar las hojas cada 20-25 gg acerca con agua ligeramente tibia. En todo caso no usar nunca agua demasiado fría y evitar que estancas en el posamaceta para evitar la putrescencia de las raíces.
  • Para garantizar un entorno húmedo al ficus es buena norma posar la maceta de la planta en un posamaceta lleno de guijarros y luego llenarlo de agua. Hace falta tener cuidado que el fondo de la maceta no sea sumergido en el agua en cuánto de este modo el terreno se saturaría de agua haciendo podrir las raíces. Este sistema permite, cuando está caliente, evaporar el agua del posamaceta que por consiguiente humedece el aire.

Suelo – Trasplante:

  • El ficus se trasplanta en primavera y solista cuando la planta enseña de sufrir en una maceta se puesta demasiado pequeño (las raíces rebosan del agujero de drenaje).
  • La tierra tiene que tener como característica primaria aquel de ser blanda, porosa y bien drenada y con ph=6 por lo tanto ligeramente ácida. Usted puede utilizar una tierra turbosa, de que al menos una parte sobre cuatro es bien que sea constituida por tierra de hojas.
  • Es muy importante asegurar un buen drenaje en cuánto los Ficus no toleran en ningún modo los estancamientos hídricos. Tengáis la prudencia por tanto de arreglar sobre el fondo de la maceta del material grosero cuál fragmentos de arcilla o guijarros qué garantizarán la rápida eliminación del agua en exceso.
  • Es acordarse bien de no cortar nunca las raíces aéreas (por ejemplo del Ficus elástica) y de siempre sustentar el fuste con de los tutores, mejor si de bambú.
  • Personalmente consejo siempre macetas de terracota en cuánto permiten a la tierra de respirar.

Abono:

  • Por el ficus se usa un abono líquido, oportunamente diluido en el agua de riego, cada 15 gg en primavera – verano y una vez cada 2 meses en otoño-invierno.
  • Por todas las plantas verdes, vale a decir por aquellas plantas que desarrollan muchas hojas es preferible usar abonos que tenemos un título bastante elevado de Nitrógeno (N) qué favorece precisamente el desarrollo de las partes verdes. Tengáis cura por tanto que además de tener los asillamados “macroelementos” “cuál Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K) y qué entre este el nitrógeno sea en “mayor cantidad”, qué también tenga los “microelementos” cuál el Magnesio (Mg), el Hierro (Fe), el Manganeso (Mn), el Cobre (Cu), el Cinc (Zn), el Boro (B), el Molibdeno (Mo), todo importantes por un correcto y equilibrado crecimiento de la planta de ficus.
  • Disminuir ligeramente las dosis con respecto de cuanto indicado en la confección. Si utilizáis una buena tierra y trasplantáis regularmente, daréis a vuestra planta una buena escolta de base de elementos nutritivos.

Poda: 

  • En el ficus es oportuno eliminar los jóvenes retoños en cuánto de este modo la planta será estimulada a desarrollar nuevas ramas y por lo tanto habrán llorado con hojas más espesas.
  • Se poda en primavera a la reanudación vegetativa de la planta.
  • La poda real del ficus, efectúa directamente sobre las ramas, es preferible actuarla hacia el fin del invierno, si se quieren reducir las dimensiones de una planta se convertidas en demasiado adulto. Es preferible hacerla en este período en cuanto se tiene un menor derrame de látex.
  • Tengáis cura que el utensilio que usadas por el corte sea limpiado y desinfectado (preferiblemente a la llama), para evitar infectar los tejidos y de taponar enseguida las heridas con del carbón de modo que evitar el derrame del látex.

Multiplicación: 

  • La multiplicación del ficus puede ocurrir o a través de esqueje terminales o bien a través de esqueje de hoja con porción de fuste.

Multiplicación por Esqueje: 

  • Los esquejes terminales de ficus se retiran con 4-6 hojas entre la primavera y el verano cortándolo en cuanto bajo el nudo (de ello se desarrollarán las raíces), y largas unos 10 cm (un pochino más largo en el caso del Ficus lyrata o del Ficus elástica), misma cosa en el caso de los esquejes de hojas con porciones de fuste.
  • Se encomienda de cortar con una hoja de afeitar o con un cuchillo afilado. Tengáis cura que el utensilio que usadas por el corte sea limpiado y desinfectado (preferiblemente a la llama), para evitar infectar los tejidos.
  • Antes de echarle a arraigarse hace coagular el látex que rebosa de la herida dejándolas al aire por 24 horas y tratándolas con polvo de carbón.
  • Después de haber eliminado las hojas puestas más en bajo, se hunde la parte corta en un polvo para favorecer la radicación.
  • En el caso del Ficus con hojas coriácea, es oportuno que este últimas sean enrolladas y paráis con un elástico para reducir la transpiración.
  • Sucesivamente se instalan los esquejes de ficus en una mezcla formada por una parte de turba y una de arena grosera. Se hacen agujeros con un lápiz, muchos cuánto son los esquejes y se instalan como indicado en la foto. Tener sucesivamente cura de compactar delicadamente la tierra.
  • La caja o la maceta se cubren con una hoja de plástico transparente (o una bolsita puesta a capucha), y se coloca a la sombra y a una temperatura alrededor de los 18°C por el Ficus benjamina y ligeramente más altas (21-24°C) por el Ficus elástica y el Ficus lyrata.
  • La tierra siempre debe ser tenida ligeramente húmeda (siempre regar sin mojar los planos en radicación con agua a temperatura entorno). Cada día se aparta el plástico para controlar la humedad de la tierra y eliminar del plástico el agua de condensación.
  • La práctica de cubrir con el plástico es indicada en caso de que el esqueje se realice al principio de la primavera. Ya al principio del verano hace falta eliminar el plástico en cuanto no necesario porque se tendrían temperaturas demasiado eleváis en este “pequeño invernadero” que se ha creado.
  • Puesto che inician a comparecer los primeros retoños de ficus, quiere decir que el esqueje de ficus ha arraigado. A aquel punto se aparta el plástico y se coloca la maceta en una zona más luminosa, a la misma temperatura y se espera que los esquejes se robustezcan.
  • Puesto che son bastante grandes se establecen en la maceta definitiva utilizando la tierra tal como indicado por las plantas adultas y se tratan como tales.
  • No molestes los esquejes hasta cuando no hayan puesto los nuevos retoños.

Plagas y Enfermedades: 

1.- Defoliación y hojas que se aflojan

  • La caída de las hojas casi siempre depende de una mala exposición (la planta de ficus recibe poca luz o bien una corriente de aire); si las hojas se aflojan es síntoma de excesivos riegos.
  • Remedios: comportarse por consiguiente.

2.- Amarilleo de las hojas

  • También éstos depende de los excesivos riegos.
  • Remedios: controláis la tierra, si demasiado mojado, te lo haga secar y por los futuros reglajes mejor los riegos.

3.- Hojas parcialmente secas

  • Si se notan porciones de hojas secas o quemadas, quiere decir que han sido expuestas al sol directo.
  • Remedios: controlar su posición y desplazarle enseguida.

4.- Puntos rojizos en la página inferior de las hojas

  • Los puntos rojizos en la página inferior de las hojas podrían significar que usted está en presencia de Cochinillas. Para ser seguro, sugerimos a utilizar una lupa y observar. Se caracterizan por tener una especie de escudo protector, de color oscuro y consistente. Además si probáis a sacarle con una uña, vienen fuera fácilmente.
  • Remedios: Sacadle con un copo de algodón mojado de alcohol o si la planta es grande y en maceta, podéis lavarla con un agua y jabón neutral frotando muy delicadamente con una esponja para remover los parásitos. Después de qué la planta de ficus debe ser aclarada muy bien para eliminar todo el jabón. Por las plantas más grandes y plantadas a lo abierto, podéis usar productos químicos específicos. Los tratamientos con insecticidas anticochinillas, para que sean mucho más eficaces, deben ir dirigidos contra las larvas, que son más sensibles que el adulto.

5.- Manchas sobre la página inferior de las hojas

  • Manchas sobre la página inferior de las hojas podrían significar que estáis en presenzia de Cochinilla y en particular de la Cochinilla algodonosa o Cotonet. Para ser seguro, sugerimos a utilizar una lupa y observar. Se caracterizan por tener una especie de escudo protector, de color blanco. Además si probáis a sacarle con una uña, vienen fuera fácilmente.
  • Remedios: Sacadle con un copo de algodón mojado de alcohol o si la planta es grande y en maceta, podéis lavarla con un agua y jabón neutral frotando muy delicadamente con una esponja para remover los parásitos. Después de qué la planta de ficus debe ser aclarada muy bien para eliminar todo el jabón. Por las plantas más grandes y plantadas a lo abierto, podéis usar productos químicos específicos. Los tratamientos con insecticidas anticochinillas, para que sean mucho más eficaces, deben ir dirigidos contra las larvas, que son más sensibles que el adulto.

6.- Hojas que inician a amarillear, aparecen salpicadas de manchas de amarillo y castaña

  • Sucesivamente a estas manifestaciones las hojas se abarquillan asumen un aspecto casi polvoriento y caen. Observando cuidadosamente se notan también sutiles telarañas sobre todo en la página inferior de las hojas. Con estos síntomas muy probablemente estamos en presencia de un ataque de ácaros o “araña roja” o “arañuela” un ácaro muy molesto y dañino.
  • Remedios: aumentar la frecuencia de las nebulizaciones (la falta de humedad favorece su desarrollo) y eventualmente, sólo en el caso de infestaciones particularmente graves, usar productos químicos specíficos. Si la planta de ficus no es particularmente grande, se puede probar también a limpiar y hojas para eliminar mecánicamente el parásito usando un copo de algodón mojado y enjabonado. Después de qué la planta debe ser aclarada muy bien para eliminar todo el jabón.

Curiosidad: 

  • Algunas especies del género Ficus también vienen llamadas “necat-plantas” (del latino “necare=uccidere”) o “higos estranguladores” porque a veces sus semillas brotan sobre el tronco de otros árboles y desarrollándose producen grandes raíces aéreas qué llegan a la tierra fijándose en ello; de este modo el árbol huésped acaba con el ser completamente envuelto y poco a poco muere ahogado.

Comentarios