Cultivo de Dieffenbachia.

Posted on Posted in Jardineria guerrilla

También conocida como Diefembaquia.

La Dieffenbachia es indudablemente una de las plantas más presentes en nuestras casas y estimada por la extraordinaria belleza de sus hojas.

Originaria de América central y meridional la dieffenbachia pertenece a la familia de las Araceae y es una plantas indudablemente más presente en nuestras casas y según las variedades puede tener dimensiones también notables.

Son plantas sempervirentes caracterizadas por un fuste carnoso y erguido. Las hojas son muy grandes, ovada – lanceolada, de color verde más o menos intenso e inestablemente jaspeadas según la especie y la variedad. Son abastecidas de un largo pecíolo qué envuelve las nuevas hojas hasta el momento en que no son completamente crecidas.

Las flores son recogidas en inflorescencias algo llamativas, de color blanco-verdusco y formados de un espádice y de una espata (típicos de la familia de los Araceae dónde hallamos la Cala, Anthurium, etc.) aunque es bastante raro que florezca en piso.

Técnica de Cultivo:

  • Cuando se habla de dieffenbachia es necesario tener presente que se trata de una planta venenosa en todas sus partes por la presencia de células de cristales de oxalato de calcio muy largas y puntiagudas qué son dispersadas en una sustancia mucilaginosa. Pues siempre es oportuno trabajar con los guantes cuando se trabaja sobre la planta.
  • La dieffenbachia quiere el calor y por tanto temperaturas entre los 20-30°C, son optimales. De invierno la temperatura mínimo ideal es llevas 15-18°C.
  • Tener cuidado con los golpes de frío y a las corrientes de aire.
  • Tiene necesidad de buena luz pero no sol directo que amenazaría de quemarla. Mucho mayor es la luz mucho mayor serán las venas de las hojas.
  • Las hojas deben ser limpiadas al menos cada 15 días utilizando un paño blando estofado. Durante la operación, sustentar las hojas con la mano para evitar que se rompan. No USES productos que lustran las hojas. Estos productos obstruyen los estomas de la planta impidiéndolas sus normales funciones fisiológicas.

Riego: 

  • La tierra tiene que siempre estar húmeda evitando los estancamientos de agua en el posamaceta qué harían podrir las raíces.
  • La dieffenbachia solicita una elevada humedad relativa, 80-90%, por cuyo es importante pulverizar regularmente la planta para mantener una buen tasa de humedad alrededor de las hojas posiblemente con agua pluvial.

Suelo – Trasplante:

  • La dieffenbachia, se trasplanta cuando la tierra y la maceta ya no están capaz de contener las raíces pero en todo caso a lo sumo cada dos-tres años, para renovar la tierra. Es buena norma sobre el fondo de la maceta poner trozos de barro para favorecer el drenaje.
  • Durante los años en que no es necesaria manera el transvase, tengáis cura, al principio de la primavera, de remover los primeros 3-5 cm de tierra, sin sacar la planta de la maceta, y reemplazarlos con de la tierra fresca. Esta operación todavía se hace más necesaria cuando notáis sobre la superficie de la tierra una costra – pátina blanquecina que quiere decir que hay un exceso de caliza en el agua de riego.
  • El período optimo es al principio de la primavera, utilizando una mezcla constituida por turba y hojas de haya con un ph ácido alrededor de 5,5-6,5.
  • Hace falta comprimir bien la tierra al momento del trasplanto y enseguida después de mojarla abundantemente y por lo tanto dejar escurrir todo la agua en exceso.

Abono:

  • Los abonos es preferible suministrarlos liquidas con el agua de riego de abril a septiembre con cadencia quincenal. Durante el invierno, una vez al mes es suficiente.
  • Por la dieffenbachia lo optimal es utilizar un abono que tenga una relación entre Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K) de 10:1:6 vale a decir sobre 10 partos de Azoto, 1 de Fósforo y 6 de Potasio. Verificad que además de tener los asillamados “macroelementos” cuál Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K) qué también tenga los “microelementos” cuál el Magnesio (Mg), el Hierro (Fe), el Manganeso (Mn), el Cobre (Cu), el Cinc (Zn), el Boro (B), el Molibdeno (Mo), todo importantes por un correcto y equilibrado crecimiento de la planta. Disminuir ligeramente las dosis con respecto de cuanto indicado en la confección. Si utilizáis una buena tierra y trasplantáis regularmente, daréis a vuestra planta una buena escolta de base de elementos nutritivos.

Floración:

  • La dieffenbachia florece en el período veraniego produciendo flores algo llamativas, de color blanco – verdusco, asociados en inflorescencias aunque es raro qué florezca en piso.

Poda: 

  • Generalmente la dieffenbachia no se poda. Van solista cortes las hojas basales que poco a poco desecan para evitar que se conviertan en vehículo de enfermedades parasitarias.
  • Tengáis cura que el utensilio que usadas por el corte sea limpiado y desinfectado (preferiblemente a la llama), para evitar infectar los tejidos.

Multiplicación: 

Multiplicación por Esqueje: 

  • Al principio de la primavera se cortan porciones de fuste de dieffenbachia largos 5-10 cm (la parte en que la hoja se pega al fuste) Tenéis cuidado con la savia de las plantas en cuánto venenosa que no llegas sobre los ojos o sobre heridas abiertas.
  • Se encomienda de cortar con una hoja de afeitar o con un cuchillo afilado teniendo cura que el utensilio que se usa por el corte sea limpiado y desinfectado (preferiblemente a la llama).
  • Después de haber eliminado las hojas puestas más en bajo, se hunde la parte corta en un polvo para favorecer la radicación.
  • Sucesivamente se instalan los esquejes de dieffenbachia en una mezcla formada por una parte de turba y una de arena grosera, uno por cada pote. Se hacen agujeros con un lápiz y se instalan como indicado en la foto. Tener sucesivamente cura de compactar delicadamente la tierra.
  • La caja o la maceta se cubren con una hoja de plástico transparente (o una bolsita puesta a capucha), y se coloca a la sombra y a una temperatura alrededor de los 25°C. La tierra siempre debe ser tenida ligeramente húmeda (siempre regar sin mojar las plantas en radicación con agua a temperatura entorno). Cada día se aparta el plástico para controlar la humedad de la tierra y eliminar del plástico el agua de condensación.
  • Puesto che inician a comparecer los primeros retoños, quiere decir que el esqueje ha arraigado. A aquel punto se aparta el plástico y se coloca la maceta en una zona más luminosa, a la misma temperatura y se espera que los esquejes se robustezcan.
  • Puesto que son bastante grandes se establecen en la maceta definitiva utilizando la tierra tal como indicado por las plantas adultas y se tratan como tales.
  • No molestes los esquejes hasta cuando no hayan puesto los nuevos retoños.

Plagas y Enfermedades: 

1.- Hojas mustias, desteñidas y pendientes

  • Las hojas mustias de dieffenbachia, desteñidas y pendientes son los clásicos síntomas de exceso de agua o excesivo frío.
  • Remedios: desplazáis la dieffenbachia en una posición más idónea. Hace falta tener presente que las temperaturas no tienen que bajar bajo los 15°C.

2.- La planta crece a duras penas y las hojas están pálidas y no bien pintados

  • Quiere decir que no habéis efectuado los debidos abonos durante el período primaveral – veraniego.
  • Remedios: intervenís enseguida utilizando un abono líquido que suministrar con el agua de riego. Verifícad que además de tener los asillamados “macroelementos” cuál cuál Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K) qué también tenga los “microelementos” cuál el Magnesio (Mg), el Hierro (Fe), el Manganeso (Mn), el Cobre (Cu), el Cinc (Zn), el Boro (B), el Molibdeno (Mo), todo importantes por un correcto y equilibrado crecimiento de la planta.

3.- La planta presenta los bordos con estriaciones marronas y evidentes manchas necróticas.

  • Este síntoma puede significar que la planta es demasiado vecina a la ventana o qué ha recibido sol dirigido por mucho tiempo.
  • Remedios: encontrar un lugar más idóneo.

4.- Manchas sobre la página inferior de las hojas

  • Manchas sobre la página inferior de las hojas podrían significar que estáis en presencia de Cochinilla y en particular de la Cochinilla algodonosa o Cotonet. Para ser seguro, sugerimos a utilizar una lupa y observar. Se caracterizan por tener una especie de escudo protector, de color blanco. Además si probáis a sacarle con una uña, vienen fuera fácilmente.
  • Remedios: Sacadle con un copo de algodón mojado de alcohol o si la planta es grande y en maceta, podéis lavarla con un agua y jabón neutral frotando muy delicadamente con una esponja para remover los parásitos. Después de qué la planta debe ser aclarada muy bien para eliminar todo el jabón. Por las plantas más grandes y plantadas a lo abierto, podéis usar productos químicos específicos. Los tratamientos con insecticidas anticochinillas, para que sean mucho más eficaces, deben ir dirigidos contra las larvas, que son más sensibles que el adulto.

5.- Hojas que inician a amarillear, aparecen salpicadas de manchas de amarillo y castaña

  • Sucesivamente a estas manifestaciones las hojas se abarquillan asumen un aspecto casi polvoriento y caen. Observando cuidadosamente se notan también sutiles telarañas sobre todo en la página inferior de las hojas. Con estos síntomas muy probablemente estamos en presencia de un ataque de ácaros o “araña roja” o “arañuela” un ácaro muy molesto y dañino.
  • Remedios: aumentar la frecuencia de las nebulizaciones (la falta de humedad favorece su desarrollo) y eventualmente, sólo en el caso de infestaciones particularmente graves, usar productos químicos específicos. Si la planta no es particularmente grande, se puede probar también a limpiar y hojas para eliminar mecánicamente el parásito usando un copo de algodón mojado y enjabonado. Después de qué la planta debe ser aclarada muy bien para eliminar todo el jabón

Curiosidad: 

  • El nombre “Dieffenbachia” deriva del botánico alemán, director de los jardines imperiales austríacos, a Viena, que se llamó J. F. Dieffenbach.
  • Existe una especie de Dieffenbachia, la Dieffenbachia seguine (foto a la derecha) conocida también como “planta de lo mudo” en cuánto si su savia se pone en contacto con los órganos vocales, hace mudos por muchos días.

Comentarios