Cultivo de Ciclamen.

Posted on Posted in Jardineria guerrilla

El ciclamen es una de las plantas de piso entre las más difusas sobre todo gracias al hecho que nos dona sus espléndidas flores durante el invierno, alegrando así los períodos fríos.

El género Cyclamen pertenece a la familia Primulaceae, comprende muchas especies originarias del área oriental del Mediterráneo, algunos de los que propias también de la flora espontánea de Italia, han sido introducidas en el cultivo (Cyclamen europaeum, Cyclamen Neapolitanum e Cyclamen repandum).

Técnica de Cultivo:

  • Criar un ciclamen no es fácil, pero sobre todo es difícil hacerla reflorecer; en efecto este planta puede vivir y florecer en seguida por 4-5 años y cada año que pasa producirá flores cada vez más abundantes.
  • El secreto más importante de su éxito está en la temperatura del entorno en que es colocada. Durante la fase de crecimiento de las hojas y las flores de ciclamen, este no debería superar los 15°C; arréglala por lo tanto lejos de los radiadores, en llena luz pero no golpeada directamente por los rayos solares (esta regla es válida por casi todas las plantas de piso, a los que el sol directo también podría provocar quemaduras en invierno, especie si concentrara por los vidrios de las ventanas que ir por lo tanto escudados con cortinas). Sería por lo tanto buena norma airear a menudo el entorno y apagar de vez en cuando la calefacción. En las zonas dónde el clima invernal no está demasiado rígido se puede trasladar el ciclamen a lo abierto, al amparo del hielo y del viento, durante las horas nocturnas.
  • Otra treta importante es eliminar rápidamente y completamente las hojas y las flores mustias, despegándolos justo en el punto de inserción al tubérculo.
  • Si por cualquiera razón se causan lesiones sobre las hojas o sobre los pecíolos de los ciclamens, se tienen que eliminar y taponar enseguida las heridas con del mástique adecuado (se encuentra de un buen viverista) o con de la cera de vela para cerrar la herida que representa una calle preferencial a los ataques de mohos.

Riego: 

  • Durante todo el período otoño-invernal (los primeros botones florales generalmente comparecen hacia al principio del otoño) se riega el ciclamen de manera tal que la tierra queda constantemente húmeda (no ensopada). Generalmente se vuelca el agua en el posamaceta, dejando que la planta lo absorba de si por 20-30 minutos y dejando luego escurrir la eventual agua en exceso. También en este caso se tiene que estar atentos que no hay demasiada humedad qué pudiera provocar la podredumbre del tubérculo.
  • En primavera el ciclamen acaba la floración y ralentiza la actividad vegetativa qué deja completamente en verano, cuando todas las hojas están secas, se renuevan completamente y se mantiene la planta en un lugar fresco y sombreado regando de vez en cuando sólo cerca del tubérculo.
  • Es importante no mojar la planta de ciclamen y de modo particular la parte central en cuánto la presencia de agua por al menos 12 horas sobre los órganos de la planta, favorecen el desarrollo de mohos.

Suelo – Trasplante:

  • El trasplanto de ciclamen sólo se realiza si las raíces tienen completamente ocupado la maceta y brotan en superficie o del agujero de drenaje de la maceta. Se hace en primavera, después de la floración, usando una mezcla de tierra de hojas, arena y turba en partos iguales en una maceta de diámetro algo superior al precedente.
  • Tengáis la prudencia por tanto de arreglar sobre el fondo de la maceta del material grosero cuál trozos de barro o guijarros qué garantizarán la rápida eliminación del agua en exceso.

Abono:

  • Cada dos – tres semanas es oportuno para el ciclamen usar un abono líquido que añadir al agua de riego.
  • Durante el período de floración de los ciclamens es oportuno suministrar un abono con un más alto título de Potasio para facilitar la floración, mientras, durante las fases de crecimiento de la planta, con un título ligeramente más alto de Nitrógeno para favorecer el desarrollo de las partes verdes.

Floración:

  • Cualquiera sea la especie y la variedad elegida, el ciclamen, es una planta que florece ininterrumpidamente en el período invernal por todo el invierno.
  • Es preferible adquirirla antes de la floración, controlando que hay abundantes botones florales y qué las hojas sean bien túrgidas y sanas.

Poda: 

  • Generalmente el ciclamen no se poda. Van solista cortes las hojas basales que poco a poco desecan para evitar que se conviertan en vehículo de enfermedades parasitarias
  • Tengáis cura que el utensilio que usadas por el corte sea limpiado y desinfectado (preferiblemente a la llama), para evitar infectar los tejidos.

Multiplicación: 

  • La multiplicación del ciclamen ocurrir o por semilla o por división del tubérculo.
  • En elegir la técnica que adoptar hace falta tener presente que la multiplicación por semilla tiene con si la desventaja que, sucediendo la variabilidad genética, no se tiene la certezza que se tendrán plantas iguales a las plantas madre, en el caso que se quiera conseguir una determinada planta de ciclamen o no se ha ciertos de la calidad de la semilla que está utilizando, es hacer bien la multiplicación por división del tubérculo.

Multiplicación por semillas

  • La multiplicación por semillas del ciclamen se realiza en cualquier momento de verano, distribuyendo las semillas el más uniformemente posibles fechas las pequeñas dimensiones, en expedientes paralelos utilizando tierra para semillas. Puesto que las semillas son pequeñas, para enterrarlos ligeramente, empújadlos bajo el mantillo usando un trozo de madera plana.
  • Sería buena norma, para prevenir eventuales ataques de hongos, también suministrar con el agua de riego un fungicida a amplio espectro de acción, en las dosis indicadas en la confección.
  • La bandeja que contiene las semillas de ciclamens debe ser tenida a la sombra, a una temperatura alrededor de los 20°C y constantemente húmedo usáis un pulverizador para humedecer totalmente la tierra, hasta el momento de la germinación.
  • La bandeja debe ser revestida una cubierta de plástico transparente o de cristal qué garantizará una buena temperatura y evitará a la tierra de secarse demasiado rápidamente.
  • Puesto che las semillas de ciclamen han germinado (al alrededor de después de un mes), se aparta la cubierta de plástico transparente o el cristal y a medida que las plantas crecen, se aumenta la cantidad de luz (nunca el sol directo) se reduce la temperatura alrededor de los 18°C y se cerciora una buena ventilación. Entre todas las plantas natas, indudablemente habrán aquellas menos vigorosas con respecto de otras. Te localizas ella y te eliminas ella de este modo garantizaréis más espacio a las plantas más robustas.
  • Cuando las plantas de ciclamens sean suficientemente grandes de poder ser manejadas, le trasplantaréis teniendo en todo caso mucho cuidado a no arruinar alguna parte de la planta (sería preferible usar un tenedor por estas operaciones que enhebraréis debajo de la tierra para tomar la planta entera y ponerla en la nueva maceta) usando una tierra tal como indicado por las plantas de ciclamen adultas.

Multiplicación por división del tubérculo

  • El ciclamen es constituido por un tubérculo, redondeado o aplastado, de cuyo brotan directamente las hojas y las flores en la parte alta cóncava y las raíces en la parte baja convexa.
  • El tubérculo se puede dividir con un cuchillo afilado limpio y desinfectado en más partos, cada uno del que contiene al menos dos gemas, aunque generalmente se divide en dos y se establece cada parte en macetas individuales.

Plagas y Enfermedades: 

Las principales adversidad de los ciclamens generalmente son “fisiopatias”, es decir enfermedades debidas a condiciones ambientales no favorables.

1.- Hojas y flores que se aflojan

  • Si el ciclamen presenta estos síntomas quiere decir que la planta ha sido arreglada en un sitio demasiado calor y seco.
  • Remedios: en este caso es suficiente mojarla bien y desplazarla en un entorno más fresco y estofado.

2.- Hojas amarillentas

  • Este síntoma quiere decir que la planta de ciclamen ha sido arreglada en un sitio demasiado calor y demasiado oscuridad.
  • Remedios: desplazarla en un entorno más fresco y estofado.

3.- Hojas con manchas amarillas difusas a partir del punto de intersección del pecíolo pica de intersección del pecíolo foliar sobre la lámina

  • Esta patología que sucesivamente se extiende hacia el bordo de la hoja hasta hacerla secar y quedar pegada al tubérculo es típica de la fusariosis, una enfermedad causada por varias especies de Fusarium (un hongo).
  • Remedios: puesto che los síntomas se han manifestado sobre las hojas, ya que la enfermedad inicia del tubérculo, no nos es más nada que hacer.
  • Una recomendación: controladas bien la planta de ciclamen antes de adquirirla porque en la mayoría de los casos, se compran ya infectas.

4.- Manchas necróticas sobre los pétalos y podredumbre en la parte central de la planta

  • Estas sintomatologías dónde la base de los pecíolos y los pedúnculos florales aparecen blandos porque podren soy el síntoma de la presencia del “moho gris”, un hongo, la Botrytis spp.
  • Remedios: eliminar enseguida las partes infectas y tratar con un específico anticriptogámico. Los remedios respecto la Botrytis son ante todo preventivos, en cuánta esto hongo es favorecido por la excesiva humedad del aire y de los excesivos riegos.

5.- Hojas que inician a amarillear, aparecen salpicadas de manchas de amarillo y castaña

  • Sucesivamente a estas manifestaciones las hojas se abarquillan asumen un aspecto casi polvoriento y caen. Observando cuidadosamente se notan también sutiles telarañas sobre todo en la página inferior de las hojas. Con estos síntomas muy probablemente estamos en presencia de un ataque de ácaros o “araña roja” o “arañuela” un ácaro muy molesto y dañino.
  • Remedios: aumentar la frecuencia de las nebulizaciones (la falta de humedad favorece su desarrollo) y eventualmente, sólo en el caso de infestaciones particularmente graves, usar productos químicos specíficos. Si la planta de ciclamen no es particularmente grande, se puede probar también a limpiar y hojas para eliminar mecánicamente el parásito usando un copo de algodón mojado y enjabonado. Después de qué la planta debe ser aclarada muy bien para eliminar todo el jabón.

Curiosidad: 

  • Los ciclamens son plantas venenosas para el hombre. En efecto su tubérculo contiene una sustancia tóxica la “Ciclamina”; qué viceversa es inocua para muchos animales cuál el cerdo, la puerco espín, etc.
  • Todas las especies silvestres del género Cyclamen están incluidas en los diversos anexos del Convenio sobre Tráfico Internacional de Especies Amenazadas (conocido por sus siglas en inglés, CITES) qué sustenta que la importación o exportación de ejemplares cosechas en naturaleza es prohibida y se pueden recoger sólo con especiales permisos. En los países de la unión europea, no se aplica la Convención CITES pero otras normas qué también ellos prohiben la colección de las especies de ciclamens espontáneas.

Comentarios