Cuatro Formas de Ser Ecológicos Aún Después de Muertos.

Posted on Posted in Consejos verdes

El cuidado del medio ambiente no sólo es una responsabilidad de los seres vivos, también debemos respetar la naturaleza tras la muerte. Y es que ataúdes, urnas y cuerpos de los fallecidos son una fuente de contaminación. La solución son los entierros ecológicos.

1.- Ataúdes Ecológicos

En la construcción de un ataúd convencional se necesita un árbol, mientras que con esta materia prima podrían fabricarse cien féretros de cartón. En Europa se talan anualmente un millón de árboles para fabricar sarcófagos convencionales, aunque la madera más preciada para este fin es la caoba, un árbol que tarda cincuenta años en crecer. A la cantidad de madera necesaria se suman las lacas, utilizadas para abrillantarlos, y el zinc, que se usa para su protección.

Según datos de la empresa Green Burial Council, dedicada a la promoción de los entierros ecológicos, en los sepelios tradicionales que se practican en Estados Unidos se emplean cada año 82 mil toneladas de acero, unas 2.500 toneladas de bronce y cobre y 1,4 millones de toneladas de cemento para mantener las tumbas.

Tras la muerte, escoge los ataúdes ecológicos, hechos de cartón, y contribuye al cuidado del medio ambiente

2.- Entierros Naturales

Los entierros naturales (aquellos que eliminan en lo posible la utilización de ataúdes y productos químicos en las técnicas de embalsamamiento) están ganando popularidad en todo el mundo en general y en Estados Unidos en particular, gracias al auge de todo lo verde y ecológico. Las ventajas medioambientales son grandes si nos paramos a pensar en que, además de polvo, es mucho lo que queda de los fallecidos que reposan en los cementerios.

La alternativa es volver a la tierra de la forma más natural, sin féretro ni embalsamamiento, una opción que, por el momento, en Estados Unidos sólo es posible en unos pocos camposantos. Un entierro “verde” puede resultar también mucho más económico para las finanzas de los allegados a los difuntos, además de contribuir en el cuidado del medio ambiente.

Mientras que en un funeral tradicional sólo la caja de madera puede costar unos 8.000 dólares (6.000 euros), los entierros ecológicos están entre 300 (224 euros) y 4.000 dólares (3.000 euros), dependiendo del precio del suelo dónde se decida reposar eternamente.

Pero para aquellos a los que lo de volver a la tierra sin ataúd les resulte demasiado frío, una buena opción son los sarcófagos biodegradables. Además de las ventajas medioambientales, su precio y su facilidad de almacenaje, representan una opción clara en casos de desastres naturales.

3.- Cremación biodegradable

Las cremaciones, realizadas tradicionalmente en gran parte de Asia y que entraron en el mercado occidental con mucha reticencia son, cada día, más solicitadas. Pero las cremaciones también resultan negativas para el medio ambiente debido a las emisiones de gases de las incineradoras, fundamentalmente por los elementos tóxicos usados en la fabricación del ataúd.

La solución que algunas empresas ofrecen, como la española ‘Limbo’, es mantener el féretro tradicional de madera, pero con una cápsula en su interior biodegradable que es la que se introduce en el horno crematorio. Esta cápsula está elaborada con derivados de la madera o aglomerados y con cerraduras de la misma madera.

Para Jordi Requena, responsable de la empresa ‘Limbo’, “cuando hay una boda se alquila un bonito coche, pero no se compra. Lo mismo se puede hacer con el ataúd, de esta forma estaríamos evitando contaminación y deforestación”.

Las empresas funerarias comienzan a apuntarse a la ecología y así, por ejemplo, la empresa ´Limbo’ comercializa para las cenizas unas urnas biodegradables, que no usan resinas y están elaboradas con sal o gelatina (que se deshacen en el agua y tierra). Son nuevos modelos de urnas totalmente inocuas.

Muchas personas eligen el mar para esparcir las cenizas de sus difuntos. Para Jordi Requena “el problema de la urna que va a parar a ríos o mares es que se convierten en focos de contaminación. Nosotros ideamos una específica para el agua elaborada con sal y que lo único que tiene es un aglomerante natural que sirve de alimento para los peces. Se desintegra y se reintegra en el mar, de tal forma que se eliminan contaminaciones”. Esta urna de sal, con compuestos vegetales, tarda en deshacerse en el agua menos de tres minutos.

Para otros usos, ´Limbo´ ha creado modelos específicos, entre ellos urnas hechas con arena de playa o fabricadas con tierra vegetal a la que se le incorpora una semilla de árbol, como anticipo de la cadena de retorno.

4.- Urnas biodegradables

El uso de estas urnas biodegradables tiene una realidad completamente distinta en cada población. Nosotros pensamos en principio en aquellas personas que tienen una casa en el campo o una parcela para enterrar la urna, junto con las cenizas, en un lugar apropiado”, sin embargo, no todo el mundo tiene esta posibilidad, aunque hay camposantos que ya se están adaptando a este nuevo concepto.

Así, en Estados Unidos y algunos países de Europa existen espacios destinados a cementerios naturales en los que se ofrecen enterramientos de cenizas al pie de un árbol, que lleva el nombre del difunto.

Para Jordi Requena, “creo que deberían existir algunos lugares establecidos para que se hiciera de una manera ordenada y legal porque, ahora, no es que sea ilegal, pero sí “alegal”. Se debería realizar en sitios acotados para que esos difuntos no sufrieran el abandono que muchas veces tienen en los grandes cementerios”.

Según una reciente encuesta de la Asociación de Jubilados de Estados Unidos (AARP en sus siglas en inglés), una agrupación con más de 35 millones de miembros, un 21% de los mayores de cincuenta años prefiere un tipo de entierro más respetuoso con el medio ambiente.

¿Y cuál es tu postura frente a todo esto? ¿cuál será tu preferencia a la hora de opinar acerca de el entierro de algún familiar o del tuyo propio?

 

Comentarios