Cuando Querer No Es Poder.

Posted on Posted in Herramientas de Éxito, Relaciones, Ser mas creativo

Esta es la milésima vez que te dices a ti misma y a todos los demás que el lunes empiezas el régimen. También te reconoces repitiendo año tras año que en Enero te apuntas sin falta al gimnasio.

Pero ya no te lo crees ni tu . Estás cansada de ser la socia más rentable del gimnasio por ser la que nunca va pero siempre paga puntualmente. Crees que pagando la cuota acabarás obligándote a ir.

Los regímenes ya se cuentan en centenares desde el primero que hiciste. Ahora la voluntad te dura dos días. Ya ni crees en ti misma porque te sientes un desastre. Todo el mundo puede cumplir sus objetivos y tu ni siquiera puedes comprometerte con un nuevo régimen.  Te sientes fracasada, con la autoestima por los suelos.

Aprender a motivarse.

Hacer voluntariamente un cambio de hábitos es perfectamente posible y está a tu alcance. Solo es cuestión de aprender cómo alcanzar las metas y algunas estrategias que facilitan el proceso. Utilizar nuestros recursos sabiamente para facilitar los pasos positivos y obstaculizar lo negativo. Hay que quitarle la connotación moralista a la fuerza de voluntad. No es una virtud congénita como la inteligencia o el talento musical. Ni tampoco es celestial. Aprende las claves del éxito.

Cuando se trata de conseguir objetivos y mantenerse en el camino sin desfallecer, existen técnicas de estrategia mucho más eficaces y psicológicamente menos costosas que la lucha emocional que implica la alternancia esfuerzo – desánimo – culpa.

Las técnicas de motivación se utilizan para aumentar el rendimiento en las empresas, en los deportistas y en los estudiantes. También las podemos usar para nuestros intentos cotidianos de superarnos, como dejar de fumar, bajar de peso, dejar de picotear, aumentar nuestra forma física u organizar mejor el tiempo.

Las claves del éxito.

Motivarse para cambiar algo, comprometerse, mantenerse en el camino sin perder el ánimo y lograr el objetivo son aptitudes que se adquieren con cierta disciplina y que los psicólogos intentamos potenciar en las personas que acuden a nuestras consultas con algún problema. Para eso existen ciertos pasos que de un modo general pueden ayudar a todas las personas:

  1. Plantearse objetivos claros, mensurables, cortos y concretos.
  2. Los objetivos deben ser realistas y estar a nuestro alcance.
  3. Analizar los fracasos anteriores y planear las futuras soluciones.
  4. Poner los objetivos por escrito.
  5. No boicotear el objetivo con pensamientos derrotistas para que no se hagan realidad.
  6. Partir de una base realista y aceptar la situación actual.
  7. No ponerse metas demasiado altas ni apresurase a conseguirlas.
  8. No desvalorizar los pasos pequeños. Todos nos acercan a la meta.
  9. Premiarse cuando se logren objetivos, aunque sean parciales.
  10. No intentar la perfección, sino la superación.
  11. No hostigarse ante algún retroceso.
  12. Apreciar el proceso y no obsesionarse con el objetivo.

Motivarse para estar en forma y seguir una dieta.

Aplicando las pautas generales para desarrollar la motivación para el cambio, es totalmente factible plantearse la superación de la forma física. Para eso te recomendamos estos trucos para que sepas cómo alcanzar las metas físicas que te propones:

  • Ten bien claro por qué necesitas un estilo de vida más saludable.
  • Recuerda que si mantienes una conducta durante 21 días, esta puede transformarse en un hábito y transformarse en estilo de vida.
  • Elige un ejercicio que te guste y te divierta. Si te gusta estar acompañada, que sea con gente, si te gusta hacerlo sola, hazlo sola, si te gusta la música, hazlo con tu walkman .
  • Si haces una dieta, debes elegir la que vaya más con tus gustos. O bien aquella en la que comes de todo pero en menos cantidad o la que elimina alimentos por completo.
  • No dejes que el miedo a fracasar boicotee tus intentos. Piensa siempre en lo bien que te vas a sentir cuando lo logres.
  • No te hundas si fallas un día o dos. Lo más importante es no ser asequible al desaliento y volver al buen camino otra vez. Tienes que considerar que esto es una carrera de fondo y los beneficios son más a largo plazo.
  • No pienses en términos de “todo o nada” . Uno o dos días de fracaso son solo uno o dos días. Si te sientes totalmente fracasada, corres el riesgo de interrumpir tu proceso completamente.
  • Si te aburres, cambia ligeramente las cosas. Si estás harta de lechuga, cambia por zanahorias. Si te aburre la bicicleta, empieza a correr.
  • Búscate un confidente para que te apoye y te consuele de tus fallos.
  • Si te obsesionan los objetivos, date premios para tus éxitos parciales. Por ejemplo cómprate algo de ropa.
  • Pídele a tu familia que te dé ánimos para lograr tus metas.
  • Visualízate a ti misma en excelente estado físico y tus sueños se harán realidad.

Comentarios