Crisis de Autoridad en la Familia.

Posted on Posted in Educación, Niños y adolescentes, Relaciones, Relaciones con los hijos, Relaciones familiares

Que hay crisis de autoridad en la familia, hoy en día es admitido por muchas personas pero lo interesante es ver las causas y soluciones prácticas. Consejos para padres

El manejo de la autoridad de nuestras familias hispano-hablantes ha sido tradicionalmente autocrático. El padre y la madre imponen las normas, ellos corrigen y castigan o premian. Pero el padre es el que tiene la última palabra, en él reside la responsabilidad económica, social y moral de la familia. Este es un modelo que ha funcionado durante siglos y todavía funciona en muchas familias.

¿Cuáles son las ventajas del estilo autocrático?

Las ventajas de la utilización del estilo autocrático, el poder y la responsabilidad están concentrados en el padre y la madre, no se comparten con los hijos; de esta forma es más rápido y económico el manejo la familia, pero solamente cuando los hijos sean obedientes o sometidos.

¿Y cuales son sus desventajas?

Cuando todo depende de Papá y Mamá, los niños tienen poca oportunidad para desarrollar y madurar su iniciativa y participación dentro del grupo familiar. Los niños no aprenden cómo funcionar en grupo, cómo cooperar o  aportar nuevas ideas. Solo saben obedecer y a responder al miedo que sienten frente a las exigencias y a los castigos de Papá y Mamá.

Pero hay familias donde este estilo autocrático ha dejado de funcionar. Estas son familias donde el estilo autocrático se ha resquebrajado y los padres no han encontrado todavía la manera para que los niños asuman sus responsabilidades, sean obedientes y cumplan con las normas de la familia. Estas son familias donde nadie está contento y donde hay mucha tensión o “stress”.

Son familias donde surgen constantemente pequeñas crisis de autoridad y, a veces, crisis más grandes. Los padres no saben qué hacer, porque sienten que están perdiendo el control sobre los niños y temen perderlo completamente.

Primeramente, les voy a decir que las crisis no son malas, por el contrario son buenas y sanas, siempre y cuando tengamos la fortaleza de encararlas y examinarlas. Las crisis son buenas porque nos obligan a darnos cuenta que la familia no está bien y son sanas porque nos obligan a actuar, a cambiar.

¿Qué hacer? Ante todo, no se descorazonen

Recuerden que en una familia con un estilo autocrático los niños aprenden a obedecer y/o a rebelarse, sin embargo no hay lugar para la participación y cooperación. Es un estilo que no promueve la verdadera fortaleza emocional y espiritual, ni la responsabilidad, y el tipo de liderazgo que los niños aprenden es un liderazgo opresor y no uno que invita la iniciativa y la creatividad del grupo. Los niños que crecen en un ambiente autocrático tienen dificultad para ajustarse luego al mundo moderno.

¿Cómo cambiar cuando hay crisis de autoridad en la familia? Consejos para padres

El cambio que les propongo es un cambio hacia un manejo más democrático de la disciplina en el hogar. No se asusten, no estoy hablando de una ausencia de normas, ni siquiera una disminución de ellas. NO. A lo que me refiero es que en vez de que las normas vengan impuestas desde arriba, por los padres, estas normas van a surgir de los diferentes miembros de la familia, de los miembros que las tienen que cumplir.

Habrá que decirles a sus hijos que van a tener una reunión muy especial para discutir cosas muy importantes. Luego les dirán que Uds. quieren discutir las normas de su familia entre todos y que cada uno (incluyendo a Mamá y Papá) va a decir cuáles son sus responsabilidades y las normas que tiene que cumplir. Además, cada uno va a pensar y a decir cuáles van ser las consecuencias al no cumplir con una responsabilidad o norma.

Habrá que explicarles también que en una familia cada uno tiene su espacio y que a medida que uno va creciendo cada uno también necesita de un tiempo para estar solo, para leer, estudiar, pensar o jugar y que esto tiene que ser respetado por los otros.

En otras palabras, se van a discutir las responsabilidades y las normas que tienen que cumplir todos los miembros de la familia y las consecuencias al no cumplirlas, se va a hablar del espacio y del tiempo de cada quien, desde el padre hasta el más pequeño.

¿Se dan cuenta de lo que les estoy sugiriendo? ¿Entienden que les estoy proponiendo que compartan el poder y la autoridad con sus hijos; que la familia ha tradicionalmente colocado en los padres? ¿Y comprenden de que si las responsabilidades y las normas de cada quien son discutidas y no impuestas, los niños se van a sentir co-responsables, se van a sentir muy importantes, se van a sentir tomados en cuenta y van a estar listos para asumir sus responsabilidades?

A través de este sistema Uds., los padres, están promoviendo la cooperación de sus hijos, su auto responsabilidad, su iniciativa, la comprensión de las necesidades de las normas, la comprensión de la necesidad del respeto hacia el otro, respeto por su espacio y respeto por su tiempo.

ADVERTENCIA. Si deciden incursionar por esta vía, háganlo muy seriamente, porque sus hijos sí lo van a tomar muy a pecho, y no hay que defraudarlos.

Pregúntense:

  • ¿Están dispuestos a compartir con sus hijos el poder que ejercen en su familia?
  • ¿Tienen confianza en la capacidad de sus hijos de contribuir con la familia y de aceptar sus responsabilidades?
  • ¿Creen que pueden lograr un cambio en su familia?
  • Mamá, ¿Está usted comprometida con esta manera distinta de manejar su familia?
  • Papá ¿Está usted comprometido con esta manera distinta de manejar su familia?

Si la contestación es negativa a algunas de estas preguntas; ustedes no están listos todavía.

Comentarios