Cómo Hablar Con tu Hijo Sobre Las Bebidas Alcohólicas.

Posted on Posted in Educación, Niños y adolescentes, Relaciones con los hijos

Cómo Hablar Con tu Hijo Sobre Las Bebidas Alcohólicas

No resulta fácil dentro de la comunicación en la familia, tocar el tema de las bebidas alcohólicas porque es muy probable que su hijo adolescente intentaría evitar la discusión y usted mismo, como padre, podría sentirse inseguro sobre cómo reaccionar.

Para sacar el máximo provecho de su conversación, antes de entablar una conversación sobre las bebidas alcohólicas con su hijo, dedique tiempo a pensar sobre los temas que quiere tratar dentro de la comunicación en la familia.

Anticipe las posibles reacciones de su hijo y la forma en que usted podría responder a sus preguntas y sentimientos. Luego, elija un momento en que ambos dispongan de tiempo libre y se sientan relajados para hablar.

No es necesario abordar todos los temas que tengan que ver con las bebidas alcohólicas a la vez, ya que obtendrá mejores resultados si tiene varias conversaciones con su hijo a lo largo de su adolescencia.

Recuerde: Es una conversación, ¡no un sermón!. Para optimizar la comunicación en la familia, podría comenzar averiguando qué piensa su hijo acerca de las bebidas alcohólicas.

La opinión de su hijo con respecto a las bebidas alcohólicas

Pregunte a su hijo adolescente qué sabe sobre las bebidas alcohólicas y qué piensa sobre su consumo en los adolescentes, pregúntele por qué cree que los jóvenes beben, escuche con atención sin interrumpir.

Este enfoque no sólo contribuirá a que su hijo se sienta escuchado y respetado dentro de la comunicación familiar, sino que servirá como una “puerta de entrada” natural para tratar temas relacionados con las bebidas alcohólicas.

Hechos importantes sobre las bebidas alcohólicas

A pesar de que muchos jóvenes creen que lo saben todo sobre las bebidas alcohólicas, abundan los mitos y la desinformación. Algunos aspectos que es importante comunicar serían:

  • Las bebidas alcohólicas son una droga poderosa que pone a funcionar de manera lenta el cuerpo y la mente, dificulta la coordinación; hace más lenta la reacción y dificulta la visión, el pensamiento claro y el juicio crítico.
  • La cerveza y el vino no son “más seguros” que los licores de alta graduación alcohólica. Una lata de cerveza de 350 ml, una copa de vino de 150 ml y 50 ml de licor de alta graduación alcohólica tienen la misma cantidad de alcohol y producen los mismos efectos sobre el cuerpo y la mente.
  • Se necesita de 2 a 3 horas para que un trago abandone el organismo, nada puede acelerar este proceso, ni beber café ni tomar una ducha fría.
  • Las personas tienden a ser muy imprecisas a la hora de determinar cuán seriamente las ha afectado el alcohol, eso significa que muchas personas que conducen después de beber piensan que pueden controlar un automóvil cuando en realidad, no pueden hacerlo.
  • Cualquier persona puede desarrollar un problema severo de alcoholismo, inclusive un adolescente.

Buenas razones para no beber

Al conversar con su hijo sobre razones para evitar las bebidas alcohólicas, manténgase alejado de las tácticas atemorizantes. La mayoría de los adolescentes sabe que muchas personas beben sin problemas, por lo que es importante hablar sobre las consecuencias del consumo de las bebidas alcohólicas sin caer en exageraciones.

Algunas buenas razones por las que los adolescentes no deberían beber:

  • Quiere que su hijo evite el alcohol: Explíquele claramente qué espera de él, respecto del consumo de alcohol. Sus valores y actitudes son importantes para su hijo, a pesar de que no siempre lo demuestre.
  • Preservar el amor propio: Debemos apelar a su amor propio, hacerles saber que son demasiado inteligentes y tienen un futuro demasiado interesante como para tener que apoyarse en las bebidas alcohólicas. Los adolescentes son proclives a prestar atención a ejemplos sobre cómo el alcohol podría llevarlos a hacer algo embarazoso que dañara su amor propio o afectara relaciones importantes.
  • Beber es ilegal: Dado que el consumo de las bebidas alcohólicas antes de los 21 años es ilegal (dependiendo el país), ser descubiertos bebiendo podría significar problemas con las autoridades, incluso cuando no derivara en una intervención policial, podría ser que los padres de los amigos de su hijo ya no les permitan relacionarse con él.
  • Beber puede ser peligroso: Una de las principales causas de muerte entre adolescentes, son los accidentes de tránsito motivados por el consumo de alcohol. El alcohol también aumenta la vulnerabilidad de un joven a los ataques sexuales y al sexo sin protección, y aunque su hijo adolescente puede pensar que no se involucrará en actividades peligrosas tras haber bebido, señale que dado que el alcohol afecta el juicio, una persona que bebe tiende a pensar que tales actividades no serán peligrosas.
  • Usted tiene antecedentes familiares de alcoholismo: Si uno o más miembros de su familia inmediata o extendida han sufrido de alcoholismo, su hijo puede llegar a ser más vulnerable a desarrollar problemas de este tipo.
  • El alcohol afecta de manera diferente a jóvenes y adultos: Ingerir alcohol mientras el cerebro está madurando, puede tener efectos perdurables en el intelecto, e incluso, aumentar la probabilidad de desarrollar una dependencia alcohólica.

El mito de la “poción mágica”

La imagen glamorosa que del alcohol presentan los medios de comunicación, hace que muchos adolescentes crean que la bebida los hará populares, atractivos, felices y estupendos.

No obstante, es posible combatir estos peligrosos mitos mirando programas de televisión y películas con su hijo, y conversando sobre cómo es presentado el alcohol en los mismos. Por ejemplo, los comerciales televisivos de cerveza, a menudo muestran gente joven divirtiéndose alborotadamente, como si la bebida siempre los pusiera en un estado de ánimo increíble.

Aproveche esta oportunidad para conversar con su hijo sobre las diferentes maneras en que el alcohol afecta a las personas, haciéndoles ver que en algunos casos, provoca tristeza o enojo en lugar de buen humor y desenfado.

Cómo manejar la presión de los pares

No basta con decir a su hijo adolescente que debe evitar el consumo de alcohol; también necesita ayudarlo a descifrar cómo hacerlo, especialmente en presencia de sus amigos.

¿Qué puede decir su hija cuando concurre a una fiesta y un amigo le ofrece una cerveza? o ¿qué debería hacer su hijo si se encuentra en una casa donde los jóvenes están haciendo circular una botella de vino y los padres del anfitrión no están a la vista? ¿Cuál debería ser la respuesta si un amigo mayor que ha estado bebiendo le ofrece llevarlo en automóvil hasta su casa?

Analice con su hijo distintas maneras en que podría manejar estas y otras situaciones complicadas, y déjele claro cuánto desea usted apoyarlo. Usted podría decirle: “Si te encuentras en una casa donde los jóvenes están bebiendo, llámame e iré a buscarte, y no habrá regaños ni castigos”.

Cuanto más preparado esté su hijo, mejor capacitado estará para controlar situaciones de alta presión relacionadas con el consumo de alcohol.

Comentarios