Cómo Evitar la Queja tras la Separación.

Posted on Posted in Categorías Expertos, Como vivir mejor, para divorciados, Relaciones

Puede sucedernos que el hecho de vernos inmersas en una separación no deseada nos provoque el deseo de manifestar nuestra profunda queja por nuestra separación no deseada y por la desdicha que nos provoca.

Pero…
¿Qué obtenemos por quejarnos constantemente y a todo el mundo acerca de nuestra desdicha por nuestra separación no deseada?

Tengamos en cuenta que quedarse en la queja significa:

  • Perder el tiempo en cosas pasadas.
  • Quedarse atrapada en la circunstancia.
  • No tener metas ni objetivos.
  • Ser dependiente ya que nos quedamos esperando que otros resuelvan nuestras dificultades.
  • Estar dubitativa repetitiva y limitada.
  • Tener la mente cerrada.

Por esta razón es conveniente:

  • Exponer la queja y buscar de forma rápida una respuesta por tal de no quedarse en ella.
  • Aprender a buscar soluciones a nuestro problema para evitar la queja.
  • Entender que los malos momentos son parte de la vida, que el Universo no está en contra nuestro y por eso nos envía estos malos momentos. A todo el mundo le ocurren cosas.
  • No dejes que la Separación te ponga límites. La queja puede impedirte avanzar y así suceder que el dolor se asiente. Por ello es importante que una mente resolutiva permanezca por encima de la queja.
  • No permitir que la queja de otros te arrastre.

Debemos entender que la queja no es una solución a nuestro problema, ya que lo único que conseguimos es más queja.

La alternativa a la queja es:

  • Buscar formas de sentirnos mejor
  • Diseñar nuevas metas
  • Invertir en nuestro crecimiento personal
  • Entender que la queja no es una opción ya que no nos aporta la solución que necesitamos.
  • Abre tu mente, entiende que hay muchas cosas que puedes hacer.

No dejemos de tener en cuenta el poder de las palabras. Si emitimos las palabras en forma de queja, esperaremos que nos resuelvan el problema y por ello indirectamente pensaremos que no estamos preparadas para solucionarlo por nosotras mismas. Este hecho nos limita y no nos ayuda a salir adelante.

Rompamos con este mal hábito que es la queja. Seamos personas que buscan soluciones por nosotras mismas.

Cómo decía William George Ward: “El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas.”

Comentarios