Cómo Dormir Mejor.

Posted on Posted in Estar feliz, Remedios naturales, Salud física, Stress

Una buena noche de sueño es muy terapéutico, un antídoto valioso para el estrés y la tensión, y una forma vital de descansar tanto el cuerpo como la mente.

Dormir también le permite soñar, dejar que la mente subconsciente repase la información y los acontecimientos del día. Investigaciones han demostrado que el sueño es importante para la salud mental.

Pero el sueño se ve fácilmente perturbado por la preocupación o el estrés, y es a menudo elusivo precisamente cuando más se lo necesita. Eso inicia un círculo vicioso: la falta de sueño conduce a una pobre concentración y reduce su capacidad para afrontar problemas o preocupaciones rutinarias.

Algunas personas funcionan con efectividad durmiendo bastante menos que otras. La gama es amplia, entre cuatro y diez horas para los adultos. No hay un número ideal de horas para dormir. Si se duerme con facilidad, no se despierta durante el sueño, se despierta sintiéndose descansado y, una vez que lleva levantado unos diez minutos, puede pensar claramente durante el resto del día, está durmiendo lo suficiente. Lo importante aquí es saber cómo dormir bien.

Solucionar problemas para dormir

El tiempo que pasa dormido puede ser muy productivo. Cuando el inventor Thomas Edison, por ejemplo, se esforzaba por crear la bombilla eléctrica, cada noche llenaba su subconsciente con preguntas, justo antes de quedarse dormido. Al cabo de unas pocas noches, se le ocurrían las respuestas y nacían sus inventos. Inténtelo usted mismo. Si tiene que resolver un problema específico, siga los siguientes pasos:

  • Practique sus rutinas de relajación elegida, justo antes de acostarse.
  • Ahora, introduzca la cuestión. Si puede hacerlo por medio de visualización y de palabras, será más efectivo. El subconsciente responde más positivamente a las imágenes que a las palabras. Evite introducir respuestas. Confíe en la mente subconsciente y en su capacidad intuitiva para encontrar la respuesta correcta.
  • A la mañana siguiente no despertará necesariamente habiendo encontrado la respuesta revelada. Pero persevere e insista y repita la pregunta a la noche siguiente, y luego cada noche hasta que se presente la solución por sí misma, como sucederá invariablemente.

Romper la pauta

El insomnio es el más común de los problemas para dormir: Casi todos lo sufrimos de vez en cuando. Una dificultad para combatirlo es que, a menudo, se perpetúa a sí mismo. Si está cansado pero no ha dormido bien, sentirá tanta ansiedad por descansar lo suficiente que no se podrá quedarse dormido. Necesita romper el ciclo del insomnio antes de poder establecer una pauta sana del sueño. No es aconsejable tomar somníferos como solución a largo plazo, porque él dejar de tomarlos puede agravar el insomnio. Existen otros muchos tratamientos efectivos.

Lo primero que debe hacer es asegurarse de que no hay posibles causas físicas que expliquen sus problemas para dormir, como deficiencias de vitaminas o minerales, o factores ambientales como el ruido.

Es útil establecer una rutina antes de acostarse que le relaje y convenza indirectamente a su mente inconsciente de que el sueño es inminente. Concédase tiempo suficiente para serenarse. Si trabaja frenéticamente hasta el último minuto y luego intenta quedarse dormido, quizá lo consiga debido al agotamiento físico o mental, pero también es muy probable que despierte a cabo de una hora porque su mente todavía esta activa.

Si no puede quedarse dormido porque su mente se ve agobiada por ciertas preocupaciones, pruebe a usar una técnica de desplazamiento: mientras está acostado en la cama, hágase una lista mental de todos los muebles que hay en la casa, luego otra de todas las lámparas. Mantenga la mente ocupada con cosas sin importancia, para bloquear la aparición de preocupaciones persistentes.

Una mujer llamada Incolaza, por ejemplo, descubrió que al cambiar de profesión empezó a tener una pauta de sueño errático. Se despertaba al cabo de dos horas de sueño y permanecía despierta durante horas. Así pues, probó con una técnica de visualización: se imaginó que era una camarera de un gran hotel donde tenía que hacer las camas durante todo el día, con lo que se cansaba tanto que lo único que deseaba era acostarse en una de aquellas camas y dormir. Pronto observó una notable mejoría en sus pautas de sueño y, al cabo de dos meses, volvía a dormir con normalidad.

Termine con una nota positiva

Resulta demasiado fácil acostarse y pensar en todas las cosas que han salido mal durante el día. Eso no sólo le impide dormir bien, sino que también despertará sentimientos tensos y negativos. Piense en algo bueno que ocurrió durante el día en lugar de permanecer en la cama pensando en las cosas que podría haber hecho o dicho de modo diferente. Puede ser algo comparativamente trivial, como un piropo por su aspecto, o algo más importante, como la terminación de una tarea. Si tiene pensamientos positivos al acostarse, su sueño será más profundo y satisfactorio y al día siguiente despertará sintiéndose más positivo y poderoso.

SUEÑO REPARADOR

Si lo que usted intenta es tratar de romper con noches de insomnio y descubrir cómo dormir bien, quizá le sean útiles las siguientes recomendaciones ante los problemas para dormir:

  • El ejercicio físico practicado durante el día le ayudará a dormir, pero no lo haga directamente antes de acostarse, porque aumentará los latidos y el pulso y dificultará la relajación.
  • Elija con cuidado lo que bebe antes de acostarse; lo mejor es leche caliente o un té de hierbas. El alcohol puede ayudarle a dormir, pero quizás se despierte durante la noche, mientras que las bebidas que contienen cafeína tomadas dos o tres horas antes de acostarse pueden actuar como un estimulante.
  • Si lee, escucha música o ve la televisión antes de acostarse, asegúrese de que el material no sea demasiado estimulante, o le resultará más difícil desconectar y dormir.
  • Tome un baño tibio al acostarse por la noche, y relaje su cuerpo. Su mente se relajará enseguida.
  • La infusión de manzanilla se considera como la mejor ayuda para dormir. Tome una taza por la noche para ayudar a combatir el insomnio y aliviar la ansiedad y el estrés.
  • Asegúrese de que el dormitorio no esté sobrecargado; abra una ventana y deje entrar aire fresco.
  • Una vez que esté en la cama, escuche algo de música suave o lea una historia con largas descripciones de paisajes o de viajes. Luego practique un ejercicio básico de relajación. Si está realmente relajado al iniciar una visualización agradable, debería de quedarse dormido antes de llegar al final.

Comentarios