Combatir el Estrés.

Posted on Posted in Creatividad, Estar feliz, Herramientas de Éxito, Ser mas creativo, Stress

Comencemos hablando de un concepto tan manejado, en la sociedad actual que vivimos, como es el del estrés.

Todos tenemos en mayor o menor medida una idea de lo que significa, a qué se refiere y los trastornos que nos puede producir, sabemos que el agotamiento, el exceso de responsabilidades, las cargas laborales, la ausencia de tiempo para nosotros mismos, las prisas. etc, generan circunstancias en nosotros y en los que nos rodean contrarias a las que necesitamos. Y aun así, seguimos manteniéndolas ¿por qué?.

Posiblemente lo que sucede es que no sabemos cómo hacerlo, cómo minimizar todas esas situaciones negativas para nuestro organismo, cómo combatir el estrés. Con este artículo pretendo dar un poco de luz en el entendimiento de todos aquellos que al leerlo, deseen manejar mejor el transcurso de su vida con un buen manejo del estrés.

Primeramente, haré esa diferencia importante cuando se comienza a hablar de estrés. Existe un estrés positivo, que es aquel que nos permite movernos, realizar actividades y levantarnos de la cama por la mañana y sin el cual solo seriamos algo parecido a una gamuza. Y un estrés negativo, que es a quien vamos a dedicar el resto del artículo.

Hans Selye explica el mecanismo del estrés a través de lo que llama Síndrome General de Adaptación (SGA). Y diferencia una secuencia de tres etapas en la aparición del mismo:

Alarma.  Surge una amenaza y aparece la reacción de alarma en el organismo, pero como la amenaza suele ser de carácter psicológico y no físico, no desaparece y la reacción de alarma permanece.

Resistencias. Se van agotando las fuerzas, los sistemas del organismo tienden a economizar y se prescinde de otros. (J.El comportamiento sexual y reproductor quedan detenidos).

Agotamiento.  Se produce el colapso físico o mental, es llegar al límite de la situación, se producen estados agudos de ansiedad o incluso depresión, también pueden surgir dolencias físicas.

En este proceso los estudios demuestran que hay una reducción de los espermatozoides, en el hombre, reglas irregulares o ausentes en la mujer y falta de deseo sexual en ambos.

Causas del estrés

El estrés se produce por:

  1. Tensión física y nerviosa, que se va acumulando de forma progresiva en nuestro organismo, de manera que el cuerpo sufre variadas tensiones musculares que se manifiestan en dolores de espalda, de cabeza, mareos  y nerviosa como consecuencia del desgaste al que nos sometemos con prisas, exceso de trabajo, preocupaciones, etc.
  2. Tensión psicológica, producto de los pensamientos negativos que generamos, estos pensamientos se producen, a veces, por situaciones reales como resolver un conflicto laboral o familiar, pero lo más frecuente es que los provoquemos nosotros con ideas negativas del tipo:”estoy harto”, “no puedo más”,”es un error”,”me saldrá mal”, etc.

Ambas causas se alimentan la una a la otra de forma circular, a más tensión psicológica, más tensión física y nerviosa y a su vez mas tensión psicologica, el proceso busca un alivio natural con descargas de mal genio, irritabilidad, malestar físico general, discusiones..etc.

Cómo combatir el estrés

Sólo necesita organizar su vida, no precisa cambiar radicalmente la existencia, ni abandonar las ocupaciones habituales.

En el ámbito físico y nervioso debe de cuidarse, alimentarse correctamente, consumir agua y zumos naturales, reducir las bebidas excitantes. Realizar algún tipo de deporte o ejercicio físico para distender los músculos y eliminar tensiones. Aparque el coche a cierta distancia y no en la puerta, así podrá desplazarse andando y caminar, conduciendo cuando pare en los semáforos ponga punto muerto para descansar la tensión en las piernas. En el trabajo, vigile la temperatura del despacho y la humedad, esto influye en la irritabilidad y el cansancio. Al sentarse apoye bien los pies en el suelo, los riñones deben de quedar recogidos y apoyados en la silla.

La tensión psicológica, es un punto clave para disminuir y afrontar exitosamente el problema, se requiere práctica para poder establecer el control de ese desorden que estamos generando dentro de nosotros mismos.

Imagine que su vida es un casillero como el que se encuentra en las recepciones de los hoteles, sus casillas están perfectamente delimitadas y separadas unas de otras. Cada casilla es un área definida y concreta de actividad, cada casillero es personal y cada uno tiene que construir el suyo propio.

Construyamos uno a modo de ejemplo:

  1. F
  2. P
  3. TJ
  4. A
  5. VJ
  6. DP
  7. HOB
  8. CD
  • F-área que corresponde a la familia.
  • P- área de la pareja.
  • T-área de trabajo
  • A-amigos, relaciones sociales.
  • VJ-viajes de trabajo.
  • DP-deportes, ejercicio físico.
  • HOB-ocio, hobbies.
  • CD-conducir solo (sin compañía)

Su casillero puede ser como este o distinto, el caso es darle una casilla a cada actividad y momento de su vida y generar ese espacio separado de los demás a través de nuestro pensamiento, vivir cada momento presente sin arrastrar y apelmazar los problemas de unas casillas a otras, eso es lo que no permite nuestro descanso, es lo que colabora eficazmente a estresarnos. A través de nuestros pensamientos, nos llevamos los problemas del trabajo en el coche mientras conducimos, los problemas de familia a la pareja o al sueño o con los amigos y así sucesivamente boicoteándonos el desconectar, disfrutar, y vivir cada momento.

Resumen:

La clave es hacer en cada momento lo que estoy haciendo, esto quiere decir, pensar en cada momento en lo que estoy haciendo, no en lo que tendría que haber hecho o en lo que tengo que hacer; estar en una sola casilla y no en varias a la vez, logrando un buen manejo del estrés.

  • Si tengo que conducir me concentro en ello.
  • Si tengo que resolver un problema le dedico un tiempo previamente asignado por mí y después lo olvido y me centro en otra actividad.

Para finalizar añadiré esta frase de Aristóteles:

“Vivir bien es mejor que vivir”.

Comentarios