Cera de Abejas: Aplicaciones en Cosmética y Salud.

Posted on Posted in Belleza natural, Productos naturales

La cera de abeja es un producto de la colmena que es secretado por las abejas de entre doce y dieciocho días de edad mediante las glándulas cereras ubicadas entre su sexto y noveno segmento abdominal. Las abejas usan esta cera para formar sus nidos y construir los alvéolos hexagonales de sus panales, ya estructurados rígida y eficientemente.

En estos panales de cera, las abejas conservan la miel y el polen, además, la reina deposita en ellas sus huevos y las nuevas abejas se crían en su interior. Para producir 1kg de cera, las laboriosas abejas deben consumir entre seis y siete kg de miel.

Composición de la cera de abejas

La composición de la cera de abejas es muy variable y compleja, como toda sustancia natural. La cera pura de Apis melífera, por ejemplo, está compuesta por al menos 284 compuestos diferentes, de los cuales no todos han sido identificados y cerca de 111 son volátiles. Alrededor de 48 compuestos contribuyen al aroma de la cera.

Cuantitativamente, los compuestos mayoritarios son monoésteres saturados e insaturados, diésteres, hidrocarburos saturados e insaturados e hidroxipoliésteres.

Características de la cera de abejas

La cera virgen, la cual es la que se recoge inmediatamente después de ser secretada, elaborada y formada, es de color blanco. Conforme va siendo utilizada y va pasando el tiempo en los panales, va tomando un color más oscuro debido a la incorporación y mezcla con el polen, propóleos, mudas y restos anatómicos.

La cera es un material inerte con alta plasticidad a temperatura relativamente baja (alrededor de 32ºC). Es también insoluble en agua y resistente a varios ácidos, pero es soluble en la mayoría de los solventes orgánicos como éter, bencina, benzol, cloroformo, etc. y después del calentamiento, en alcohol y ácidos grasos.

Usos de la cera de abejas

La mayoría de los productos de la colmena, como la miel y el propoleo, están destinados al consumo, sin embargo, la cera de abejas se utiliza también en la elaboración de un sinfín de productos cosméticos.

Entre las bondades de la cera de abejas encontramos que:

  • Contiene 68 veces más vitaminas que la carne de res.
  • Se usa para fabricar velas.
  • Tiene propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias.
  • Es un excelente emoliente, por lo que se usa en cosmética para elaborar todo tipo de productos para la piel.
  • Ayuda a reblandecer los tumores duros.
  • Es rica en vitamina A. En 100 gramos de cera encontramos 4096 U.I. (Unidad Internacional), en donde hay 3300 U.I. de vitamina A.
  • Ayuda a blanquear la piel.
  • Cuando la masticamosa, limpia y fortalece encías, y elimina los cálculos dentarios y las concentraciones de nicotina en los fumadores. También ayuda a limpiar la nasofaringe, y es un remedio recomendado en caso de sinusitis, asma y fiebre de heno.

Calidad y precio de la cera de abeja

La cera que se recoge puede contener contaminantes provenientes del medio ambiente y del apicultor. La cera de abejas toma su valor a partir de su pureza y color. La de color más blanco o claro tiene mayor valor que la de color oscuro debido a que la cera oscura puede estar contaminada o sobre climatizada.

La cera más fina o cara es la que se extrae de la fundición de opérculos (las capas de cera con las que las abejas cubren la miel cuando ya está en su punto). Esta nueva cera es pura y blanca, la presencia de polen le da un color amarillo. Junto con la miel y otros productos de la colmena, los precios internacionales de este producto se han elevado debido a que la cera de abejas en el mundo se está contaminando más y más cada día, principalmente por el uso de productos para controlar al ácaro Varroa.

Hay que cuidar de que la cera no este adulterada con otros ingredientes y que sea pura. Algunos de los ingredientes son:

  • Parafina
  • Grasas
  • Estearinas
  • Resinas
  • Almidones
  • Féculas
  • Harinas.

Conservación de la cera de abeja

Ella no se deteriora con el tiempo, incluso los apicultores la pueden recoger y almacenar hasta juntar las cantidades suficientes para la venta. Para su almacenamiento no se requieren contenedores especiales.

Comentarios