Mi Abuelo, Mi Cómplice.

Posted on 1 CommentPosted in Estar feliz, Niños y adolescentes, Relaciones con los hijos, Relaciones familiares, Tercera edad

Hoy en día vivimos inmersos en una sociedad en la que priman las prisas, el estrés, los continuos cambios laborales… En medio de esta vorágine, la figura del abuelo emerge como un bote salvavidas en numerosas familias. Alguien a quien recurrir, alguien en quien confiar y, sobre todo, alguien que se encargue del cuidado de nuestros hijos cuando estamos trabajando.