Autoestima Infantil.

Posted on Posted in Educación, Estar feliz, Niños y adolescentes, Relaciones familiares, Ser mas creativo

La autoestima de los padres es importante para el desarrollo de la autoestima infantil. Es importante que ayudemos a que el niño crezca sin problemas. La autoestima infantil puede mejorarse, en la mayoría de los casos, con un control de los padres y de la familia.

En una casa con padres de autoestima alta, los hijos observarán que los integrantes de la familia desarrollan su propio potencial, verán los retos como algo cotidiano y natural y los errores se interpretarán como oportunidades de aprendizaje y no como fracasos que los llenen de culpabilidad.

Si a un niño se le corrige con cariño y somos capaces de fundamentar su necesidad, ellos aprenderán mucho de los fallos. Recordemos que es  importante para el desarrollo de una buena autoestima los límites y la disciplina. Los límites deben ser precisos, adecuados y claros, los cuales se deben hacer con respeto, firmeza, delicadeza y amor; la disciplina se debe dar de la mejor manera sin necesidad de llegar a que el niño tenga miedo. Todo esto ayuda al normal desarrollo de su salud mental.

En una casa de autoestima baja, los hijos observarán que los integrantes de la familia no se valoran a sí mismos, cada vez que tienen algún problema esperan que otras personas se lo resuelvan, tienen miedo al fracaso. Los niños difícilmente podrán desarrollar su autoestima, debido a que no existirá estimulación en su hogar, siendo éste el principal entorno para elevar su autoestima.

Para una mejor educación del niño, debemos de tener en cuenta

  • Su temperamento.
  • Sus intereses.
  • Sus destrezas.
  • Su vulnerabilidad.
  • Sus mecanismos de defensa.
  • Su nivel cognitivo.

Sugerencias para desarrollar la Autoestima infantil

  • Desarrollar la responsabilidad del niño, darle la oportunidad de participar en el desarrollo de tareas a manera de aprendizaje, en un ambiente cálido, procurando siempre incentivarlo en forma positiva.
  • Darle la oportunidad para tomar decisiones y resolver pequeños problemas, darle la confianza necesaria para que el niño se desenvuelva sacando a relucir sus capacidades y habilidades.
  • Reforzar positivamente las conductas, ser claro y concreto por alguna labor que ha realizado el niño; siempre debemos alabar su comportamiento en forma específica. Por ejemplo: si el niño arregló su ropa, le dirás: “Que ordenada dejaste tu ropa, gracias por ayudarme”.
  • Establecer una autodisciplina poniendo límites claros, enseñarle a predecir las consecuencias de su conducta. Por ejemplo se le puede advertir que si no ordena sus juguetes después de terminar de jugar no verá televisión. Hecha la advertencia, si el niño no cumple con su parte del trato, el padre o madre deberá cumplir el suyo:  no se le debe dejar ver televisión aunque sea su programa favorito.
  • Enseñarles a resolver adecuadamente el conflicto, enseñarles a que deben aprender de sus errores y faltas como algo positivo, que servirá parta que no se vuelva a cometer los mismos errores.

Usar algunas reglas básicas de lenguaje

  • No usar palabras despectivas cuando se corrija al niño. Por ejemplo: se le puede decir: no me gusta que dejes tus juguetes por todas partes, eso me disgusta. No usar palabras como: eres un cochino, desastre, desordenado, entre otras palabras que pueden llevar a que el niño sienta que es así. Eso contribuiría a disminuir su autoestima u afectar su salud mental.

Comentarios