¿Eres Hipnotizable?

Posted on Posted in Sin categoría

Y si lo eres, ¿qué pasa con tu cerebro mientras estás hipnotizado…?

Los estudios indican que alrededor del 15% de las personas son altamente hipnotizables; el 60% lo son moderadamente, y una de cada cuatro tiene dificultades para entrar en trance. La capacidad hipnótica de una persona puede identificarse a través de su “eye roll“, su capacidad de mirar hacia arriba con los ojos cerrados.

“Cuanto más alto mira una persona, más hipnotizable es”, señalan expertos de la Escuela de Medicina de Harvard. Asimismo, “cuando mayor es su imaginación más dispuesto se muestre a entrar en trance, mayor será la probabilidad de éxito”.

¿Qué es la Hipnosis?

Cuando hablamos acerca de qué es la hipnosis es difícil definir de forma resumida lo que significa. La hipnosis es una técnica con la que conseguimos un estado psico-fisiológico diferente del estado de vigilia normal. El electro-encefalograma de una persona hipnotizada es diferente del de una persona despierta o dormida en sueño natural. Dicho estado se caracteriza por una gran sugestionabilidad, esto quiere decir que la persona bajo hipnosis acepta como reales las sugestiones que le sugiere el hipnotizador.

Tipos de Hipnosis

¿Qué tipos de hipnosis existen y para qué sirven?

  1. La Hipnósis Clásica: Es la más antigua, la practicaron grandes personalidades como Mesmer, Charcot, hasta el mismo Freud es sus inicios, hoy en día es el fundamento de los hipnólogos de escenario. Sus técnicas son más directivas y ocupa diferentes elementos para fijar la atención del sujeto como péndulos, luces estroboscópicas, discos hipnóticos, etc.  En general cuesta más trabajo para llevar al cabo, pero lleva a la persona a estados más profundos de relajación.
  2. La Hipnósis Ericksoniana: Es más moderna, su creador Milton Erickson, la utilizó con gran éxito ya que es más permisiva, es decir le da los elementos al paciente y éste va tomando sus propias decisiones, rutas y caminos para llegar a una interpretación de la realidad que le resuta más lógica dentro de su estructura mental. Por esto mismo es que es funcional aún con estados de trance ligeros.
  3. La Programación Neurolinguística: Es una técnica muy interesante que toma lo mejor de la hipnósis ericksoniana y de la terapia familiar pero le añade un componente muy especial: EL LENGUAJE.

Así funciona un cerebro sugestionado

Si el córtex se ‘apaga’

El resultado de los escáneres cerebrales realizados a pacientes sometidos a hipnoterapia no deja lugar a dudas: son menos proclives a sentir el dolor.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Aquisgrán (Alemania) ha revelado que los sujetos que están bajo sus efectos sienten menos dolor que los no hipnotizados cuando exponen su piel a un intenso calor, y que incluso una misma persona muestra diferentes patrones de actividad cerebral con ese mismo calor según esté en trance o no. Los resultados de su estudio parecen sugerir que la hipnosis impide que las señales de dolor lleguen a las partes del cerebro donde son procesadas.

Adiós al sufrimiento

En las imágenes de los escáneres cerebrales realizados a los pacientes bajo este tipo de tratamiento se aprecia claramente una reducción de la actividad cerebral en zonas como el córtex sensorial primario, responsable de la percepción dolorosa.

A la vez, en otras estructuras, como el córtex cingulado anterior y los ganglios basales, que forman parte del sistema de bloqueo de señales dolorosas, se ve un aumento de la actividad.

El valor de estudio, según los investigadores alemanes, “estriba en que ayudará a entender cómo actúa la hipnosis en el cerebro y a superar los prejuicios sobre esta terapia”

Ya sabes qué es la hipnosis y cuales son los tipos de hipnosis que existen; y entonces, ¿qué crees? ¿eres hipnotizable?

Comentarios